Sergio Hernández: «Era hora de que valoráramos los torneos continentales»

Twitter oficial de la Confederación Argentina de Básquetbol

El Coliseo Eduardo Dibós fue testigo de una nueva medalla dorada para el básquetbol argentino. Después 24 años, los de celeste y blanco volvieron a consagrarse en unos Juegos Panamericanos. No obstante, este título significó el primero para Sergio Hernández como director técnico de su selección nacional. Justo en el certamen en el que cumplió 100 partidos como entrenador, pudo gritar campeón por primera vez.

«No siempre tener un objetivo significa cumplirlo. En este caso se dio porque nos sinceramos en ponernos como candidatos. Podíamos perder en semis o en la final, y a veces ese miedo a no lograr el título hace temblar la candidatura, pero a nosotros nos potenció», expuso Hernández, con su característica moderación. De hecho, las flojas actuaciones ante República Dominicana y México, hicieron que su equipo se despertara a tiempo.

En relación al triunfo en la final contra Puerto Rico, el entrenador de la albiceleste analizó: «Nosotros jugamos con nuestro mayor potencial y ellos jugaron con un ‘mix’. En teoría éramos superiores, pero después había que concretar esa superioridad en la cancha. Un partido no es lo mismo que una serie de play off, porque podés tener una mala noche y no llevarte el oro, lo que hubiera sido un fracaso».

Asimismo, el ‘oveja’ destacó el compromiso asumido antes de un mundial y valoró el título: «Siempre me caractericé por asumir riesgos. En el juego y en mi vida. Me parecía que era el momento, porque Argentina tenía hasta ahora un solo oro panamericano en toda la historia, aquel de Mar del Plata ’95. Nos creemos que dominamos el básquet mundial, pero ya era hora de que valoráramos los torneos continentales también, ¿no? Y lo logramos».

«Nos da un rodaje muy grande, porque es una camada que nunca había jugado con la presión de ganar algo. En los últimos Juegos Olímpicos, aún estando Ginóbili, Nocioni y Delfino, salimos aplaudidos por los cuatro costados y la gente ni sabe cómo terminamos en el torneo. Y la realidad es que el resultado final fue malo, frustrante», mencionó el nacido en Bahía Blanca, dándole importancia al hecho de jugar por un objetivo y conseguirlo.

Además, agregó: «Ahora estamos mucho mejor para ir a China de lo que estábamos antes. La selección necesitaba tener esa presión de ganar. A veces, ese miedo de no cumplir la expectativa te hace esquivar la candidatura, pero la asumimos y nos volvió poderosos. Queríamos venir a Lima por el torneo en sí, pero indirectamente nos daba un rodaje muy grande. Era una camada que tenía que jugar alguna vez con la presión de ganar algo».

Si bien, Hernández entiende que la Selección Argentina no tendrá la misma presión en el Mundial de China que en los Juegos Panamericanos, sí destacó la importancia de clasificarse a los próximos Juegos Olímpicos. «Nunca vamos a especular. Hay que ganar. La clasificación a Tokio es una carnicería. Van sólo dos equipos y uno va a ser Estados Unidos. Queda un solo lugar para muy buenos seleccionados como Canadá, Brasil o Puerto Rico», sentenció.