Patricio Garino: «Después de que fui al psicólogo, comencé a disfrutar otra vez del básquet»

Twitter oficial de Básquet Argentina.

El alero del seleccionado argentino tendrá la oportunidad de disputar su primera Copa del Mundo en China, por lo que habló con la prensa y dejó en claro las sensaciones que esto le deja. Patricio Garino sería una pieza clave para el entrenador, Sergio Hernández, por lo que se ilusiona con tener un rol fundamental en el equipo. El marplatense de veintiséis años cumplirá su sueño este año y jugará su primer Mundial de Básquet.

«Tengo una ilusión muy grande por disputar mi primer Mundial. Realmente todavía no caigo de que voy a estar ahí, pero tengo que hacerlo en algún momento. Tener la posibilidad de jugarlo significa mucho. Es el sueño que tenía desde chiquito. Ya tuve la suerte de estar en unos Juegos Olímpicos y ahora voy a tener la experiencia de vivir un suceso así, que debe ser algo maravilloso.

«Individualmente, no me planteo nada en especial. Tengo un rol muy definido en el equipo. Por mi cabeza pasa tener una buena defensa, ser agresivo en todo momento y correr bien la cancha. El objetivo principal es el colectivo. Lo más importantes es conseguir la clasificación a Tokio y por qué no luchar por una medalla. Sabemos que va a ser algo difícil y tenemos que ver dónde estamos parados porque con este plantel nunca tuvimos la posibilidad de competir contra equipos de alta calidad como son los europeos, así que a partir de ahí será un gran desafío», destacó Garino, haciendo foco en sus objetivos para el campeonato.

Con respecto al roll que protagonizará en el equipo, Patricio dijo: «Es un nuevo y lindo desafío. No soy el único del equipo que va a sentir más protagonismo. De la Generación Dorada queda solamente Luis, y más allá de Facu o Nico Laprovittola, los demás nunca hemos tenido un torneo con un protagonismo importante. Es un paso que tenemos que dar para ver dónde está cada uno individualmente, asimilar esas sensaciones, esa presión de tener que estar bien porque el equipo lo necesita».

«Su esencia no cambiará nunca. Luis es lo que es por todos sus logros, por su trabajo, por su ética y su disciplina, y eso es lo que nos transmite a nosotros. Es difícil cambiarle ese rol, que él dé un paso al costado. Nosotros podemos tener ansiedad por tomar la posta de lleno, pero la realidad es que lo necesitamos en todo sentido. Luis es el más experimentado del plantel, incluso hasta más que el cuerpo técnico. Ya vivió cada una de las situaciones con las que nos vamos a encontrar y siempre vamos a recaer en él», acotó sobre Luis Scola.

«Mi paso por la NBA fue una recompensa por la temporada que tuve en la Liga de Desarrollo. Fue algo que me tomó por sorpresa y me dejó un poco en shock. No sentí que fui yo al 100% en esos partidos por la emoción y los nervios. En Europa he crecido mucho más que en la NBA. Es una liga totalmente distinta, mucho más agresiva y difícil para los jugadores en todo sentido. Yo necesitaba dar ese paso para cambiar mi forma de jugar que traía de la etapa colegial y universitaria de Estados Unidos. Estar en el continente europeo es lo mejor que me pudo pasar», expresó el marplatense.

En relación a las lesiones, las cuales lo marginaron por un tiempo de las canchas, el mismo comentó: «Este año me pegó más que nunca en mi carrera. Fue un conjunto de sensaciones. La temporada anterior ya tuve que salir un par de veces de la rotación. Pero este año tenía que ser el de mi despegue, el que me diera un nombre en la liga. Y, nuevamente, las lesiones me lo impidieron. No sabía por qué me estaba pasando», declaró «Pato«.

«Luego, me replanteé todas las dietas, los cuidados y la disciplina que estaba teniendo. No sabía si era algo que yo hacía mal o solo mala suerte. Fue un bajón muy fuerte. Me quería volver a mi casa, no quería saber más nada. La sufrí mucho porque estuve mucho tiempo sin jugar y nada a mi alrededor me ayudaba. Fue una frustración muy grande saber que tenía el potencial y no podía demostrarlo», culminó diciendo el jugador argentino.