Djordjevic: «Campazzo nos dominó y Scola es una leyenda»

Twitter Selección de Serbia

La selección argentina de básquet se clasificó a las semifinales del Mundial de China tras derrotar este martes a Serbia. El equipo albiceleste recibió elogios de todo el mundo del básquet, pero uno de los más destacados fue el que expresó una de las víctimas de la selección, Aleksander Djordjevic, el entrenador de Serbia, que alabó al equipo dirigido por Sergio Hernández y especialmente a Facundo Campazzo y Luis Scola: «Campazzo nos dominó y Scola es una de las más grandes leyendas del básquet».

«Campazzo nos dominó totalmente. Siempre estuvo en control del partido y esta es su victoria», sostuvo el entrenador serbio en la conferencia del prensa posterior al partido. También fue elogioso con el capitán argentino, a quien puso en el pedestal de los grandes de este deporte: «Scola es su líder emocional y quizás una de las más grandes leyendas del básquet de todos los tiempos. Realmente consiguió transmitirles la habilidad para ganar»

«Quiero decir un montón de cosas, pero voy a ser corto. Quiero pedirles disculpas a nuestra gente», dijo primero Nemanja Bjelica, uno de los líderes del equipo serbio, que había llegado como favorito al torneo y vio las razones de la derrota en aspectos mentales: «Tenemos un buen equipo, quizás somos mejores que Argentina, pero nos mostraron que querían esta victoria más que nosotros. Todos estaban emocionados, merecieron ganar hoy. No estábamos preparados mentalmente para este partido. Sabemos manejar la presión, pero quizás hoy quisimos ganar de una manera equivocada».

«Todos estamos con dolor. Esta es realmente una dura derrota. Pueden oír a través de sus palabras toda la presión a la que se vieron sometidos estos muchachos a lo largo del torneo», continuó por su parte Djordjevic, que atribuyó como factor negativo al favoritismo que le dio el mundo del básquet a Serbia antes del torneo: «Había mucha euforia en nuestro país, todos nos alentaban y nos daban la mano. Todos estaban ansiosos por vernos jugar. Y de repente nos convertimos en los favoritos. Todos decían que éramos el equipo a vencer. Y eso a veces no ayuda».

El entrenador consideró que lo decisivo en la derrota de Serbia fue el juego de los bases, en el que Argentina dominó de la mano de Campazzo. «Sobre el partido, creo que la generación de juego fue la clave del encuentro. Como me gusta decir, si en el negocio inmobiliario todo es ubicación, ubicación, ubicación; en básquet es todo guardias, guardias, guardias», señaló en referencia a los jugadores que se encargan de construir las jugadas, especialmente los bases.

Djordjevic también fue autocrítico con el manejo del balón que hizo su equipo, sobre todo a la hora de las pérdida: «Tuvimos muchas pérdidas en la primera mitad por la falta de preparación mental, pero también por la defensa argentina. Son el equipo con más robos en el torneo, sus manos son muy rápidas. En un buen momento durante el tercer cuarto pudimos regresar al partido y pasar al frente, pero volvimos a cometer pérdidas que en este deporte no te podés permitir. Siempre tenés que terminar con menos de 10 y hoy ya teníamos eso en la primera mitad».

Djordjevic también destacó la labor de los tiradores argentinos y cómo las conversiones de tres con poco tiempo en el reloj de posesión fueron minando la confianza del equipo serbio. Y cerró con la ilusión de terminar el torneo de forma positiva, todavía con una chance de pelear por la clasificación olímpica en la lucha por el quinto puesto. «Nos quedan dos partidos para ver cómo vamos a terminar. Vinimos como un equipo y nos vamos a ir como uno. Estoy orgulloso de estos chicos y de lo que hicimos. Este es un gran grupo y me siento bendecido por ser su entrenador».