Las sensaciones que dejó el pase a las semifinales del Mundial de China

Fuente: Twitter oficial de CAAB.

El seleccionado «Albiceleste» dio una verdadera muestra de juego y autoridad contra el principal candidato al título, avanzando a las semifinales de la Copa del Mundo. Argentina fue superior a Serbia en los cuartos de final del Mundial de China 2019, donde consiguió un 97 a 87 clave para el pase a la siguiente ronda. El combinado de Sergio Hernández emociona al mundo con su valentía y está entre los cuatro mejores del mundo.

«Esto no es una sorpresa para nosotros, todo el trabajo que hicimos pero lo más grande de este equipo es el amor propio. La química que tenemos es única. Esto es para disfrutarlo toda la vida, sabía que tenía una tarea muy difícil y lo jugué con mucha tranquilidad. Sabía que estaba la posibilidad de ganar. Es increíble lo que acabamos de hacer», destacó Patricio Garino al finalizar el duelo, quien también aportó grandes cosas al equipo.

Luego de anotar quince puntos, un rebote, una asistencia y veintiocho minutos de juego, el alero destacó lo siguiente del triunfo ante el principal candidato: «Le teníamos respeto pero nosotros nunca nos dejamos pasar por arriba. Venimos a ganar y hoy lo demostramos. Se lo dedico a mis viejos que saben todo lo que sufrí con las lesiones y que me bancaron en todo el momento, a los que estuvieron en las malas».

«Me molesta que la gente siga hablando de milagros, siga hablando de sorpresas, siga hablando de que nadie cree. Les diré, hubo veintidós personas que creyeron durante los últimos dos meses que íbamos a estar acá. Esto está lejos de ser un milagro. Aunque respeto que lo piensen, esto no es un milagro. Nosotros jugamos así», fue lo que lanzó Scola ante la prensa, cuando le preguntaron sobre la sorpresa que dieron.

«Sabemos que podemos perder con cualquiera, pero le podemos ganar a cualquiera. Es justo que estemos en semifinales, no le tenemos miedo a ninguno. Estamos jugando un buen básquet, desde hace mucho tiempo. Ganamos porque jugamos mejor. No se le gana a nadie con suerte a este rival europeo. Evidentemente podes jugar mal un día pero este estilo de básquet es nuestro juego. Si hacemos las cosas bien, no podemos tener miedo», resaltó el histórico jugador de Argentina.

Facundo Campazzo, quien fue la figura del equipo en la victoria, dijo: «Estamos muy emocionados. Hay que tomar dimensión de lo que está haciendo este grupo. Estamos haciendo historia. Cada uno dejó la vida en la cancha. Quizás nos subestimaron. El deseo de querer seguir mejorando está intacto. Me siendo con una felicidad absoluta. Dimos todo. Tuvimos un gran partido colectivo. Hicimos un juego sólido. Hay que tomar dimensión, disfrutar de un triunfo de tanta magnitud. Pero también seguir. Ir por más. No nos conformamos».

«Son muchos días de angustia porque parece que tenes todo cerca para ganar pero puede cambiar todo. Es mucha emoción contenida. Toda mi vida fue dedicada a este deporte, estoy feliz, no puedo decir mucho más. Creímos que lo ganábamos porque sabíamos que hacían ochenta, ochenta y siete puntos. Si queríamos ganar teníamos que hacer noventa para arriba. Es un equipo muy bravo, con disciplina, ilusión, rebeldía, audacia, carácter. Cuando disfrutan en la cancha, son asesinos. Hicieron un trabajo increíble. Estamos en la semis del mundo y solo me importa la Selección, que es de todos los argentinos», culminó el entrenador, Sergio Hernández, quien los motivó desde la previa.