Y un día volvió: Porzingis jugó después de 610 días

Fuente: Twitter Porzingis

Hace algunos años, Kristaps Porzingis amenazaba con ser uno de los jugadores de mayor impacto en la NBA. El joven letón era la esperanza de New York Knicks, una franquicia con mucha historia pero con más pena que gloria en el pasado reciente. Sin embargo, las lesiones llamaron a la puerta de Porzingis, que se mantuvo casi dos años sin pisar una cancha de básquet. Hasta que, 610 días después, volvió a jugar un partido de la NBA, aunque con otra camiseta.

Porzingis formó parte de la derrota de Dallas Mavericks en un encuentro de pretemporada ante Detroit Pistons. El letón tuvo una buena actuación: anotó 18 puntos con siete lanzamientos de campo convertidos sobre 18 intentos, dos aciertos sobre siete en tiros de tres puntos y siete rebotes. Pese a su aporte, y el de Luka Doncic, los Mavs no pudieron con los Pistons y perdieron 124 a 117. Pero eso no le importó a Kristaps, que se mostró feliz por volver a jugar.

«Estuve fuera por un tiempo, así que estar de vuelta en la cancha se siente bien. Se sintió natural. Fallé bastantes tiros abiertos, pero estoy contento de volver a estar en el campo», indicó el letón ante los micrófonos de Dallas News. El último partido de Porzingis había sido el 6 de febrero de 2018. Esa noche, jugando para los Knicks en el Madison Square Garden, el letón se rompió los ligamentos cruzados de una de sus rodillas y debió iniciar una recuperación que le demandó más de 20 meses para volver a jugar.

«Me gusta la forma en que jugó», indicó el entrenador del equipo, Rick Carlisle. «Se movió muy bien. Obviamente está muy emocionado por volver a jugar. Fue un buen inicio para él, convirtiendo los primeros tres o cuatro lanzamientos». Carlisle había optado por guardar a Porzingis y también a Luka Doncic en el partido de la noche previa, que fue derrota de los Mavs por 15 puntos ante Oklahoma City Thunder. Esta vez, frente a Detroit, los juntó a los dos.

Porzingis y Doncic se juntaron para anotar los primeros 12 puntos de Dallas y lideraron al equipo para irse al descanso en ventaja por nueve puntos. Respecto al esloveno, que finalizó con 21 puntos en 28 minutos de juego, Porzingis dijo que «obviamente con Luka tenemos mucho trabajo que hacer en el campo, juntos, para funcionar mejor como dupla y seguir generando una buena química entre los dos». Los Mavs se relamen con la expectativa de ver a ambos juntos y en buena forma.