Fuente: Twitter Real Madrid

Real Madrid perdió su primer partido en la temporada 2019-2020. Tras un arranque sólido en España, con un título de copa incluido derrotando en la final a Barcelona, el equipo que dirige técnicamente Pablo Laso perdió el invicto en la Euroliga ante el Zalgiris Kaunas lituano. En la misma jornada, Luis Scola volvió a mostrar que está más vigente que nunca y sobresalió en el triunfo de Olimpia Milano en Grecia.

Adiós invicto

El partido comenzó difícil para el Madrid en un terreno siempre complicado como el campo del Zalgiris. Los lituanos dominaron con agresividad y se fueron en ventaja al descanso. En la segunda mitad, el equipo español recuperó la diferencia e incluso llegó a pasar al frente en el tercer parcial, pero con el partido empatado a falta de cinco minutos para el cierre del encuentro, Zalgiris metió una seguidilla fenomenal para quedarse con el triunfo por 86 a 73.

El tridente argentino del Madrid tuvo un aporte correcto, aunque no tan decisivo como en otras ocasiones. Facundo Campazzo fue vital en el inicio de la segunda mitad, donde hizo que el Merengue pasara parcialmente al frente con un tiro de tres puntos. El cordobés terminó el juego nueve unidades y dos asistencias. Nicolás Laprovittola anotó cinco puntos y sumó dos asistencias, mientras que Gabriel Deck cerró el juego con siete unidades.

De la mano de Scola

La decisión de Luis Scola de seguir en actividad después de su gran mundial parece haber sido acertada. Y la elección del Olimpia Milano por hacerse de sus servicios también. El argentino fue vital en el triunfo del conjunto italiano contra el Panathinaikos en Atenas en un duelo extremadamente equilibrado. Tanto lo fue que tras un primer parcial favorable a la visita, el segundo cuarto acabó con el resultado en empate 38 a 38.

En el segundo tiempo los griegos subieron las expectativas de la mano de Calathes, pero el Milano continuó en el juego con Scola activo y con Chacho Rodríguez como carta de ataque. En un cierre muy parejo, Moraschini fue efectivo desde la línea de libres y dejó a su equipo al frente para el marcador final. Scola terminó el partido con 17 puntos, nueve rebotes y una asistencia en 23 minutos de juego.