Los Bulls perdían por 5 puntos a falta de 10 segundos y lo ganaron con una definición increíble de Zach LaVine

Fuente: Twitter Bulls

El sábado por la noche hubo una definición increíble en la NBA. Chicago Bulls perdía por 5 puntos ante Charlotte, una distancia a menudo imposible de descontar con tan poco tiempo en el reloj de juego. Pero con algo de colaboración de sus rivales, los Bulls consiguieron ponerse a tiro y pasaron a ganar con un triple de Zach LaVine a falta de menos de un segundo para el final, coronando una noche mágica para quien venía de tener una pelea con su entrenador.

«Una vez que vi el balón, fui directo por el triple», dijo LaVine después del partido en el que hizo la mejor marca anotadora de su carrera con 49 puntos, incluido el triple del final con el que los Bulls le ganaron a Charlotte por 116 a 115. «Ojalá esto sea un punto de quiebre para nosotros. Todos los equipos lo tienen. Este podría ser un paso en la dirección correcta», dijo tras el juego la figura de la noche, que venía de tener un conflicto con el técnico en el partido previo.

Final inesperado

La desesperación se hacía carne en los Bulls, que se veían lejos de poder siquiera llevar el partido a tiempo extra. Con menos de 10 segundos en el reloj, Tomas Satoronsky encestó un triple fundamental para ponerse a dos. Sin tiempos muertos disponibles, Charlotte tuvo que sacar desde su aro. White forzó una pérdida de Devonte Graham y el que capturó el balón suelto fue LaVine, que no dudó y lanzó de tres con menos de un segundo en el reloj para ganar el partido.

Récord

LaVine encestó 17 lanzamientos sobre 28 intentos, pero lo más impresionante fue su registro de tiros de tres. Acabó el partido con 13 aciertos de 17 lanzamientos, igualando así un récord de la NBA establecido por los dos mejores tiradores de la liga en los últimos años; los múltiples campeones de la NBA con Golden State Warriors, Stephen Curry y Klay Thompson. LaVine se unió a ellos en una noche mágica.

Conflicto

En el partido previo, Zach Lavine había sido noticia pero por una polémica con su entrenador, Jim Boylen, quien lo reemplazó con apenas tres minutos de juego en el partido. Boylen dijo que lo sacó por cometer «tres errores defensivos», a lo que LaVine contestó con ironía. «Parece que Zach LaVine fue responsable de que le metieran 13 puntos a los Bulls en tres minutos. Creí que habían sido los cinco jugadores, pero no recuerdo».