Pablo Prigioni y su presente en Minnesota Timberwolves

Fuente: Twitter oficial de Minnesota Timberwolves.

El único argentino en la NBA, Pablo Prigioni, dialogó con la prensa y comunicó todo lo que sucede en el presente del Minnesota Timberwolves, quien está haciendo historia como entrenador. Después de brillar con la pelota de básquet en sus manos, ahora se destaca como técnico y lo está haciendo muy bien. Es por ello que el mismo se dedicó a expresar las sensaciones que le ha dejado este trabajo hasta el momento y lo que espera para la temporada entrante de la máxima liga del mundo.

«Yo soy tranquilo. Sí, estoy en la NBA, pero no pasa nada… Para mí es un trabajo. La gente puede pensar que es algo más, pero para mí esto es un trabajo. Así lo siento yo, y así me gusta que lo vean. Me siento muy bien, contento, ilusionado con un proyecto nuevo. Esto empezó con un cambio total en la institución. Con el General Manager, todo el staff técnico, el front office… Estamos muy contentos en la organización. Estamos cómodos, trabajando muy a gusto», comenzó diciendo.

«En Brooklyn estaba solo. Mi familia estaba en España por un tema de colegios. Queríamos que, sobre todo mi hija, terminara y viniera cuando iniciara el High school (sería el equivalente al secundario en Argentina). Fue duro estar todo un año sin ellos, nunca estuvimos tanto tiempo separados. El tema familiar tuvo mucho que ver en la decisión de aceptar este desafío. La ciudad nos cuadraba mucho más. Ellos se están adaptando bien a Minneapolis, es una gran ciudad, con distritos escolares muy buenos», explicó el ex jugador de la Generación Dorada.

Además, Pablo también dijo: «Acá es un proyecto nuevo, renovado a partir de la llegada de mucha gente nueva en la organización. Tenemos potencial para crecer en los próximos años, pero comparado con Brooklyn, con la llegada de dos agentes libres de mucho peso, están mejor posicionados, especialmente el próximo año, cuando se recupere Durant. Más allá de los resultados, pesa mucho mi desarrollo como entrenador, las responsabilidades que tengo y el crecimiento. Apunto a crecer cada año en mi faceta de entrenador».

«Me da la sensación de que acá estamos como estaba hace uno o dos años Brooklyn, que fue cuando ellos comenzaron su proyecto. Han ido creciendo año a año. Creo que nosotros estamos como en su primer año. Estamos en una fase inicial, y ahí se ven las diferencias. Ellos están como en un tercer año, pero nuestro punto de partida fue bueno», culminó diciendo Prigioni, quien supo hacer muy bien las cosas con Manu Ginóbili, Luis Scola y Andrés Nocioni, entre otros grandes.