Kimi no quiere que se metan en su vida privada

Uno de los personajes más representativos y enigmáticos de la Fórmula 1 moderna es, sin dudas, Kimi Raikkonen. Este es un finlandés, frío, serio y de una personalidad tan fuerte que en algunos casos le trajo más problemas que soluciones a su forma de ser y de manejarse dentro y fuera de la pista. En algún momento el mundo del automovilismo lo bautizó como ‘Ice Man’ por su permanente actitud frente a la prensa y a sus colegas. Aquel campeonato 2007 no logró modificar esa fría forma de expresarse y de vivir en un mundo tan vertiginoso como el del ‘Gran Circo’.

Kimi llegó a Alfa Romeo después de ser reemplazado por Charles Leclerc en Ferrari, y muchos suponían que este era el final de su participación dentro de la F1. Pero contrario a lo que el mundo supuso, Raikkonen se sobrepuso y aceptó el desafío de sumarse al equipo que se encuentra muy cerca de ‘La Casa de Maranello‘ con ciertas condiciones, que son un fiel reflejo de la personalidad de un hombre duro que no queda indiferente a nadie cada vez que habla.

Raikkonen es un ferviente admirador de los deportes extremos. En su llegada al equipo Alfa Romeo el piloto dejó en claro su postura y aviso que si la escudería intervenía en su vida privada, él inmediatamente dejaría la estructura. «Cuando hablé por primera vez con Alfa Romeo les dije que si se quejaban de algo de mi vida privada yo me iba» disparó Kimi ante la consulta sobre alguna posible cláusula que habría puesto Alfa Romeo sobre la práctica de deportes de sumo peligro.

«No he leído mi contrato porque esto no importa en lo que a mi respecta. Hay muchas cosas peligrosas en la vida… Por supuesto, trato de tener cuidado pero ya hablaremos del problema una vez exista el problema» explicó Kimi sobre su vínculo contractual con el equipo de origen italiano que lo liga por dos años, para esta y la próxima temporada dentro de la Fórmula 1. Esta claro que no aceptará ningún tipo de cuestionamiento por parte de los directivo por sus gustos y deseos de practicar alguna actividad que supone cierto riesgo.

Además, Kimi habló de su presente durante el último GP que se disputó en Hungría, haciendo referencia a la cantidad de gente que llegó a la capital del país para disfrutar de la competencia. «No creo que mucha gente venga por mi. Simplemente vienen porque Budapest es una ciudad genial y pueden quedarse aquí unos días después de la carrera». Estas fueron la respuesta que disparó el piloto de Alfa Romeo cuando se le consultó por los miles de finlandés que coparon las tribunas del circuito Hungaroring. Siempre fue firme en su declaraciones. Nunca dejó lugar a las interpretaciones.

Hace poco tiempo se publicó una biografía del piloto donde explica y salen a la luz un sin fin de anécdotas vividas por Kimi. Una en particular hace mención a su vida durante el servicio militar cuando tenía 19 años y fuera sancionado por regresar en un total estado de ebriedad de uno de los tantos permisos que se le condecían para poder correr en las diferentes categorías que lo hacía. Kimi aseguró que deberá hablar con su hijo sobre este tema una vez que el menor ya pueda entender con mayor profundidad las cosas.

«Me temo que tienes que hacerlo. Mi hijo ya pregunta mucho y cuando aprenda a leer encontrará esto en alguna parte. Es mejor comenzar con estas cosas para que sepan cómo es la vida» confesó el finlandés en una entrevista con medios especializados. Una charla donde Raikkonen habló como poca veces suele suceder sobre su futuro, su presente y sus hijos. Sin dudas, este es un Kimi que tendremos que empezar a conocer dejando atrás aquel recio e inmutable Ice Man.