Daniele De Rossi se lució en su debut en La Bombonera

Fuente: Sitio oficial de Boca Juniors.

El centrocampista italiano que llegó a Boca en este mercado de pases comienza a ilusionar a los suyos con su calidad. Daniele De Rossi tuvo su primer partido en La Bombonera este domingo ante Aldosivi y nuevamente fue quien comandó el juego del «Xeneize«. Su pase de primera, su visión de juego, los toques entre líneas, órdenes para todos los jugadores, recuperación y pelear desde el piso es el sello que está imponiendo con la azul y oro en tan sólo dos juegos.

Daniele disputó su primer encuentro de local, ante su gente, y pudo desplegar nuevamente esa fantasía que lleva a cabo con el balón en los pies, hasta cuando no está en su poder. Estuvo en el campo durante los noventa minutos de juego, sin mostrar señales de demasiado agotamiento, lo que es bueno para él y el entrenador. Su nivel se ha mantenido en los dos primeros encuentros y comienza a ser esencial en el mediocampo.

«Es el único estadio que me hizo emocionar aunque nunca lo había visto, nunca había entrado. Ahora que estuve, veo que es un estadio muy bello, pero la diferencia es la gente que está dentro. Estuvo lindo verlo, pero no puedo esperar a verlo lleno y ruidoso», fueron las palabras de De Rossi apenas ingresó al estadio de Boca Juniors como nuevo refuerzo, sin saber lo que le esperaría luego en su primer encuentro allí.

Este domingo ese deseo se transformó en realidad y pudo hacerlo de la mejor manera posible. El italiano de treinta y seis años se dio el gusto de cumplir uno de sus más grandes sueños, el de jugar en La Bombonera con la camiseta del «Xeneize«. El marco fue impactante y la afición lo recibió con una ovación y mucho cotillón con su nombre e imagen. Esta vez, a diferencia con Almagro, la historia tuvo final feliz y pudo festejar con los tres puntos en el bolsillo.

Entre la multitud se pudo apreciar en varios sectores carteles con dedicatorias para él, como el que decía: «Daniele, dame la camiseta, bienvenido a Boca«. El público ya lo reconoce en cada jugada, en cada pase y hasta cuando no está en acción. La camiseta con el número 16 y su apellido ya se utiliza por miles de fanáticos y han aparecido bufandas con su imagen. Es verdaderamente esplendido lo que genera el campeón del mundo en Alemania 2006.

Tal y como fue contra Almago por Copa Argentina, el «Tano» fue la figura de Boca, pero en este caso la gente eligió a Carlos Tévez, de buen partido. De Rossi volvió a demostrar toda su calidad en el campo y la simpleza de su juego, la que con un sólo toque puede dejar en una situación clara de gol a un compañero. Con esta última, Franco Soldano quedó dos veces ante el arquero, pero no pudo convertir y su primer gol se hace esperar.

Estuvo parado de doble mediocampista central, junto con Marcone, pero se lo vio recorrer todos los lugares posibles del verde césped de La Ribera. Por momentos fue un zaguero central más para pedir el balón, se movió al lateral izquierdo para jugar, presionó como un centrodelantero y hasta realizó paredes por los extremos en ataque. Es un jugador muy activo que puede aportarle el toque justo que necesita Gustavo Alfaro en los suyos.