Boca analiza la mejor manera de adaptarse a la altura contra la Liga de Quito

Fuente: Twitter oficial de Boca Juniors.

El «Xeneize» tiene pensado varias opciones para que el primer partido de los cuartos de final no se vea afectado por los dos mil ochocientos cincuenta metros sobre el nivel del mar. Los argentinos se enfrentan a los ecuatorianos de LDU, en busca del duelo de ida en la Copa Libertadores, pensando más en la situación física que en el juego. Se sabe que es un gran problema para otros equipos que no acostumbran esa altura, pero la CD azul y oro ya estudia los mejores movimientos.

Este miércoles a las 19:15 horas de Argentina estarán viéndose las caras el cuadro de Ecuador con los de La Ribera, en el Estadio Rodrigo Paz Delgado. Ambos buscarán culminar los primeros noventa minutos con un resultado a su favor, teniendo en cuenta que la vuelta se llevará a cabo en La Bombonera. Como los goles de visitante son sumamente importantes en estas instancias, Alfaro define estrategias para tener el mejor partido.

Fatigas muchos mayores que las habituales, apunamientos, mareos, nauseas, dolores de cabeza, vómitos, deshidratación y otras malas situaciones más son las que pueden causar este tipo de partidos en los jugadores, teniendo en cuenta el cambio de terrenos. La altitud en quienes no acostumbran a estar allí, es realmente impactante. Contra todas estas condiciones físicas deberá luchar el «Xeneize» en Quito, además de enfrentarse a Liga Deportiva Universitaria.

Esta no será la primera vez en varios metros sobre el nivel del mar para Boca, tampoco para Alfaro. En la primera ronda de esta edición, el elenco argentino debió chocar contra Jorge Wilsterman en el primer encuentro de la misma. Este estuvo situado a dos mil seiscientos metros de altitud, en Cochabamba. No pudo ganar y se quedó con un 0 a 0. Allí los azul y oro buscaron el juego dinámico y es por ello que el DT dijo para esta oportunidad: «Un equipo que tenga la capacidad de sostener la pelota sería lo mejor».

«Más que la altura, es la velocidad de la pelota. Cuando fuimos a jugar con Wilstermann había dos mil seiscientos metros de altura y ahora dos mil setecientos y pico. La velocidad de la pelota nos había costado, con los cambios de frente, los centros y la manera de terminar la jugada. Ellos manejan bien eso y, si vos no, lo podés padecer», expresó Gustavo, quien deja en el banco a Daniele De Rossi para ingresar luego, entre otros.

El «Xeneize» viene de vencer de buena manera a Atlético Paranaense en los octavos de final. Fue muy superior en ambos partidos y pudo llevarse un gran resultado en ambos, además del arco vacío. El domingo venció a Aldosivi en casa por la Superliga Argentina y quiere seguir con las alegrías. La única mala en el camino fue la derrota por penales contra Almagro, en el duelo por los dieciseisavos de Copa Argentina, la que sobresalió de lo esperado.

El Estadio Rodrigo Paz Delgado será el encargado de recibir a ambos este miércoles 21 de agosto, mientras que siete días más tarde se jugará la vuelta en La Bombonera, en el mismo horario pactado. Boca Juniors intentará quedar parado de la mejor manera en la altura de Quito en la ida, para así poder cerrar la serie de local, con la fuerza que tiene la localía en uno de los estadios más imponentes e impactantes del mundo.