FÚTBOL ARGENTINOFÚTBOL INTERNACIONAL

Un histórico de Boca disparó contra Darío Benedetto y Nahitan Nández

Dos de las figuras y referentes del semestre pasado de Boca Juniors ya no se encuentran en el plantel, por lo que fueron criticados por ex jugadores. Blas Giunta fue el encargado de apuntar los cañones a Benedetto y Nández, donde además cuestionó la gestión de Guillermo Barros Schelotto y la pesadilla de River Plate. El mismo dio la receta que el tendría en cuenta para vencer al clásico rival en una hipotética semifinal de Copa Libertadores.

«Es la primera vez que lo escucho que los jugadores se quieren ir de Boca. Tanto yo como todos los compañeros que tuve, si podíamos, nos quedábamos para siempre en el club. Únicamente te vas a Europa si te dicen de pasar al Manchester United, a Juventus, Real Madrid, Barcelona; después viene el «Xeneize«, es lo más grande. Cuando Beto Márcico vino de Francia no se quiso ir nunca más. Hay gente a la que le da lo mismo. Usan a Boca como trampolín y se van. No me cierran que se hayan ido al Marsella y al Cagliari», declaró Giunta sobre las ventas de ambos.

«¿Pavón de qué jugó, de 3? ¿De 3 bis? ¿O yo estoy equivocado? No le entro a Guillermo, le dio muchas cosas a Boca, ganó dos campeonatos, pero no teníamos un funcionamiento. Para poner a Pavón de 3, no sé si fue por miedo, pero no podés hacer eso. Si lo podés presionar a River más adelante, podés sacar a la defensa y hacerlo veinte metros más adelante y no lo sufrís; ellos son desequilibrantes si los dejás jugando en tres cuartos de cancha en esa final. Si los presionabas en campo de ellos era diferente», acotó Blas con respecto a la final de la edición pasada.

En relación a lo ocurrido en la disputa por el título de la Copa Libertadores pasada, el ex mediocampista dijo: «Veía muchos jugadores acalambrados, yo no sé, viste. Elongaban, elongaban, y digo, la pucha, Latorre una vez se pudo haber desgarrado, un tirón, yo en quince años no me desgarré nunca. A mí me sorprende. Nosotros jugábamos Copa y campeonato cada tres días y éramos los mismos. Por eso quedamos como quedamos, yo no puedo caminar, por infiltrarme en las rodillas, en los tobillos; quedamos todos destartalados. Miralo a Batistuta. Nosotros jugábamos, no le dábamos un metro a nadie para jugar».

«El fuego sagrado hay que meterlo en estos partidos, poner los huevitos. Si metés fuego sagrado, no tenés problemas. Si no corrés y metés con la camiseta, no te pongas la camiseta. En los últimos partidos, River le ganó a Boca jugando a lo Boca. Es la realidad, cambiaron el chip. Nosotros éramos los que pegábamos patadas y ellos los que jugaban bonito. Pero ahora es una cosa nueva. Empieza otra etapa, es este año, este fin de semana, y en quince días nos vemos de vuelta la cara», expresó, haciendo foco en el Superclásico del fin de semana entrante.

«Me gusta el Tano, le falta un poco más en lo físico, pero no se guarda nada y tiene treinta y seis años. Nos puede dar mucha claridad en el juego, camina bien la cancha, la experiencia que tiene no la tiene ninguno. Yo lo metería en el Monumental, con otro volante que recupere al lado como Capaldo. Le puede dar una ayuda al equipo, siempre está ordenando, es como tener un técnico adentro del campo», resaltó el ahora entrenador, sobre Daniele De Rossi.

Su clave para ganarle al «Millonario»

«River hace lo que vos le dejás hacer. Hay que encontrarle la mano, sabés cómo se mueven en la cancha. La mejor manera es neutralizar lo bueno que tienen. Primero lo tenés que neutralizar, ganar los mano a mano, que es lo más importante en el fútbol, y después atacarlo. Ellos no defienden muy bien tampoco, quedó demostrado en el último partido, y con los paraguayos no tuvieron tanta profundidad, no llegaron tanto. Les podés hacer bastante daño, tenés buenos jugadores. Gallardo maneja su equipo, sabe cómo lo maneja y sabe cuando las balas le duelen y cuándo no. Tenés que averiguar cómo le duelen a él los golpes», cerró Blas Giunta.

Comentá con Facebook

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar