Twitter oficial de Gimnasia y Esgrima La Plata

Llegó el día esperado, tanto para los hinchas de Gimnasia y Esgrima La Plata como para los amantes del fútbol argentino. Hoy, ante una multitud que colmó el estadio Juan Carmelo Zerillo, fue presentado Diego Armando Maradona como nuevo director técnico del ‘Lobo‘. El ex campeón del mundo llegó con el objetivo de sacar al club de la zona de descenso, ya que se ubica en la última colocación en la tabla de los promedios.

El arribo del entrenador revolucionó las calles de la ciudad capital de la provincia de Buenos Aires. En pocas horas, una enorme cantidad de personas (algunas, hinchas de Gimnasia, otras no) se acercó a las instalaciones del cuadro ‘tripero‘ para asociarse y poder asistir a los encuentros que lo tengan a Maradona sentado en el banco de un equipo argentino después de 24 años (el último había sido Racing Club).

En sus primeras palabras con el buzo azul y blanco, Diego puso el foco en el esfuerzo que hace falta para salir de la situación complicada en la que se encuentran hoy: «No soy un mago, hay que trabajar. A mí me gusta hacerlo. Hay que ser inteligentes para ganar los partidos y los vamos a sacar adelante. Les prometo que este grupo va a ser un ejemplo. Ustedes, los hinchas, nos van a dar el plus para conseguir las victorias, y así va a ser».

En un marco repleto de camisetas del local, la Selección Argentina, Napoli y Dorados de Sinaloa, el público presente recibió al campeón del mundo en México 1986 entre llantos, cánticos, banderas y humo con los colores de la institución. También, los hinchas entonaron cantos en contra del presidente y figura del clásico rival, Juan Sebastián Verón, quien mantiene una relación frágil con Maradona hace ya unos años.

Luego de dirigir su primera práctica como entrenador de Gimnasia, el astro argentino se acercó para hacer algunas declaraciones a la prensa que, fiel a su estilo, fueron, por lo menos, polémicas. «Joseph Blatter y Julio Grondona apuraban a los presidentes de los clubes para que no me contrataran en Argentina», disparó el nuevo dueño del banco ‘tripero‘. Hizo referencia a que, después de Sudáfrica 2010, algunos dirigentes quisieron llevarlo a sus equipos.

«Por supuesto que quería dirigir en el país, pero el tema eran esas dos personas. El fútbol argentino me hizo la cruz después de la Selección, lo sabían todos. En 1994, ellos me borraron junto con Eduardo Deluca. Pero estoy acá, de pie, como quería la Tota», contó Diego. En relación a sus problemas de salud, agregó: «Mi mamá me decía: ‘no te muertas por esa porquería’, y no me morí. Hoy, mi papá me diría: ‘caminá mejor, dale'».

Sobre cómo tomó su regreso como técnico a la Argentina, determinó: «Cómo puedo explicar con palabras las sensaciones que a uno le pasan por el cuerpo. Cuando entré a la cancha me puse a llorar, no podía decir nada. Enseguida se me apareció mi vieja y me calmó. En ese momento pensé en todos mis hijos, a quienes les dejo un legado. También le dejo algo al deporte argentino». El próximo domingo, Gimnasia recibirá a Racing por la sexta fecha de la Superliga.