Estremecedores relatos del único sobreviviente de la tragedia de los hinchas de Boca que iban a la Superfinal

Un año ha pasado de aquel partido que iba a ser un grato recuerdo para un grupo de amigos de cuatro integrantes, el que terminó con cuatro de ellos fallecidos y uno en coma durante dos semanas. Luciano Virgili, único sobreviviente de la tragedia de los hinchas de Boca Juniors que viajaban a ver la Superfinal contra River, habló con la prensa y dejó sus tristes palabras. Los jóvenes viajaban desde Chubut, cuando una camioneta se cruzó de carril y los impactó de frente, provocando la muerte de sus tres compañeros.

«Íbamos tranquilos, tomando mates. Algunos hablaban con sus familiares por su celular. En un momento paramos al costado de la ruta porque llovía mucho y se veía poco. Después seguimos. Hasta que un auto que venía de frente se cruzó de carril y nos chocó. No recuerdo casi nada de eso porque creo que venía dormitando. Me desperté dos semanas después sin saber nada de lo que había pasado», comenzó destacando el sobreviviente.

«Hoy siento que me falta algo. Ya no es como antes. Pero en realidad no puedo ni podré describir lo que se siente. Cuando pasan estas cosas te planteas: o seguís o te rendís. Yo decidí seguir. Peleándola para vivir. Por mi madre, por mis amigos que se fueron y por los que están. Todos me dieron fuerza, contención. Y sobre todo amor. Sin esas cosas es muy difícil que puedas salir. Porque a veces te dan ganas de decir basta. Hasta aquí llegué. Que todo termine», comentó el chubutense.

Con respecto a lo sucedido aquel trágico día, Luciano explicó su mayor enojo con la justicia y cómo transitaba el autor del imprevisto vial: «Sólo quiero hablar de cómo está la causa, que por suerte avanzó. Porque quiero que se haga Justicia. Nos chocó una persona que tenía 1,8 de alcohol en sangre. Les quitó la vida a los chicos, todos buenos, excelentes personas. Militantes sociales, estudiantes. No puede quedar así esto, realmente es muy injusto para con mis amigos».

«Estamos tratando de cambiar la carátula, teniendo en cuenta el estado en que conducía. Tenemos dos testigos que vieron la camioneta ir en zig-zag y otro que todavía no declaró. También hay una cámara privada donde están rastreando las imágenes y otras dos personas que lo vieron salir y le aconsejaron que no manejara. Afortunadamente, estamos avanzando», resaltó el chico que ha estremecido a todos con sus tristísimos relatos.

«Estuve quince días inconsciente. A mí me salvaron la vida en el hospital de Lobos, donde me atendieron poco después del accidente. De allí me trasladaron al Hospital Italiano. Cuando me desperté no sabía lo que me había pasado. Y creí que mis compañeros de viaje estaban también internados. Me dijeron lo que había pasado el 22 de diciembre, cuando ya me había recuperado bastante. La verdad, no sé que hubiera pasado si me enteraba antes», acotó Virgili.

Luciano era íntimo amigo de Franco. Con él organizaron el viaje hacia el encuentro. Viajarían en su coche, pero se fueron sumando otros y entonces decidieron viajar en una utilitario porque eran cinco y podían dividir mejor los gastos. A Malcolm y Sebastián los conoció esa tarde, cuando partieron sin saber lo que pasaría en su final. «Yo me había levantado a las cinco de la mañana para ir a trabajar al Aeropuerto. Entré a las ocho y salí a las 19. A las 20 me pasaron a buscar. Como estaba cansado decidimos que no iba a manejar. Imaginen que cuando ocurrió el accidente llevaba casi un día sin dormir», culminó diciendo.