Lionel Scaloni, el menos pensado, pero más esperado para la Selección Argentina

Fuente: Twitter oficial de Selección Argentina.

El entrenador de la Selección Argentina ha demostrado ser, de a poco, el mandamás que necesitaba el equipo para reencontrarse con el buen juego y la superioridad. Sin concentrarse en una sola ilusión y con la carpeta abierta, Lionel Scaloni ha logrado darle rodaje a jugadores que nadie tenía en cuenta, formando un once temible para los demás equipos. La serenidad, el entendimiento, el talento, la presión alta y las triangulaciones se han adueñado de esta nueva camada de futbolistas albicelestes.

Varios cambios de entrenadores en los últimos años, tres finales perdidas consecutivamente, retiros de jugadores emblemas de la celeste y blanca y malas actuaciones ante rivales de menor calidad fueron los motivos que estallaron para llegar a un sólo lugar: el presente. Cuando todo parecía que nada cambiaría y seguiría de la misma manera que desde hace años, Scaloni y su cuerpo técnico se encargó, a pasos agigantados, de devolver la identidad que algún día supo tener el equipo.

Luego del Mundial de Rusia 2018, comenzó una etapa de total renacer en el seleccionado, marcado por el recambio en el banco de suplentes y campo de juego. Lionel fue el ayudante de campo de Jorge Sampaoli en la última Copa del Mundo y, ante su inminente partida, fue él quien asumió cómo entrenador interino del plantel superior. Al no haber entrenado nunca antes un elenco de fútbol, muchos creían que sería más de lo mismo y terminaría hundiendo aún más el barco.

Definitivamente esto no fue así y, hoy, se puede decir que Argentina no teme enfrentar a rivales de mejor ránking mundial, como fue el caso de Alemania y Brasil en estos últimos meses. Los germanos dominaron el primer tiempo, pero luego de ello fue todo para los sudamericanos. Scaloni realizó cambios perfectos y terminó empatando el partido 2 a 2, habiendo podido ganarlo en la última jugada. Desde los cuartos de final de la Copa América 2019 se vio ese cambio anímico, el que se transmite día a día.

Luego, la última jornada ante los brasileños, terminó de demostrar la realidad de las cartas que tiene sobre la mesa el entrenador. Un 1 a 0 para la Selección dejó en claro quién dominó completamente el juego, aunque sin tener demasiadas llegadas. Alison Becker fue el encargado de que no se estire la ventaja, pero nuevamente las sustituciones y el sistema táctico se apoderaron de uno de los mejores equipos del mundo. Argentina, después de largas críticas, volvió a ser vista por todo el mundo con los ojos que merecía.