La alegría de Marcelo Gallardó y su título número once con River

Fuente: Twitter oficial de River Plate.

En Mendoza, River Plate y Central Córdoba de Santiago del Estero brindaron un impresionante espectáculo deportivo, con el Malvinas Argentinas colmado de hinchas de ambos elencos. La Copa Argentina 2019 estaba en juego y sólo uno de los dos iba a poder quedarse con ella. No había margen de error para ninguno de los dos y, como en otras diez oportunidades desde hace cinco años, quien se llevó la máxima alegría a casa fue el conjunto de Marcelo Gallardo, luego de un contundente 3 a 0, quien dio las sensaciones de un nuevo grito consagratorio.

«Estoy muy contento por terminar el año así con el esfuerzo que hicieron los jugadores de sostenerse. Hoy cerramos un año muy meritorio a todo nivel más allá de la final perdida. Dentro de los objetivos que teníamos, cumplimos con creces. No fue fácil porque había que seguir insistiendo a ver si nos daba (sic); ser serios, competir con humildad después de lo vivido… Y (los jugadores) respondieron de una manera maravillosa. Yo no dudaba pero fue un golpe duro porque estuvimos ahí. Cualquier equipo se podría haber caído y cualquier rival podría haberlo aprovechado, pero no pasó», comenzó diciendo.

«No dudaba pero fue un golpe duro porque estuvimos ahí y cualquier equipo se podría haber caído. Cualquier rival que teníamos por delante podría haber aprovechado eso y no pasó. Podíamos perder, era normal tener algún traspié como el que pasó con San Lorenzo en nuestra cancha, pero siempre yendo para adelante a buscar los partidos. Fue un año muy meritorio a todo nivel, cumplimos los objetivos con creces», resaltó el entrenador del «Millonario», el que revolucionó la historia del club.

Además, Marcelo dijo: «Uno a veces reflexiona sobre lo conseguido todos estos años y parece algo natural, pero esto tiene muchísima constancia, esfuerzo y humildad. Somos un equipo en todo sentido, no solamente el equipo que juega, que sale a la cancha, somos un equipo de trabajo muy grande, muy unido, todos tenemos un mismo objetivo que es trabajar y eso requiere muchísimo esfuerzo. Parecería que el logro queda como algo natural. Por eso la alegría, nunca nada es parecida a la otra, claramente tiene sus sabores distintos pero no deja de ser un logro importante».

«Es el alivio después de tanto esfuerzo y sacrificio, de insistir, porque no siempre se llega. Nosotros pudimos estar, los objetivos que nos pusimos fueron muy claros, a ver si nos podíamos nosotros mismos desafiar a ver si podíamos tener un gran año. Era un objetivo muy audaz, de poder superarnos de lo que había pasado y estuvimos a la altura. Terminamos de una manera muy satisfactoria, estuvimos a tres minutos de ganar otra vez la Libertadores con lo que eso significa. Y en la Superliga estamos ahí, peleando con altibajos pero ahí. Cuando el grupo se sacrifica para poder conseguirlo está bueno, no siempre se llega pero el esfuerzo se hace y eso es lo que más rescato», cerró Gallardo.