COPA LIBERTADORESFÚTBOL ARGENTINO

Adolfo Bautista recuerda los incidentes entre Chivas y Boca del 2005

En 2005, las Chivas fueron los protagonistas de una de las peores humillaciones de Boca en la Copa Libertadores, pero todo terminó muy mal. En el partido de ida, el Rebaño goleó 4 a 0 al cuadro de La Ribera y Adolfo «Bofo» Bautista, autor del cuarto gol, recordó aquel encuentro en la vuelta, en el que terminó escupido, pateado y golpeado. Luego de no poder dar vuelta la serie en La Bombonera, con un 0 a 0, el delantero fue muy mal tratado por los argentinos.

El jugador fue expulsado en aquel encuentro y cuando se dirigía hacia los vestidores, el entonces técnico de Boca, Jorge Benítez, le escupió directo en su cara. De allí, quedó grabada una de las historias más asquerosas y lamentables del fútbol sudamericano. Además, confesó que por un momento temió por su integridad física, ya que en el vestuario quisieron golpearlo aún más de lo que lo habían hecho en el campo de juego. «Tenía mucho miedo», dijo.

Continuando con lo que fue su relato, el mismo destacó cómo fue todo desde que comenzó el encuentro, el que lastimosamente finalizó con una de las peores imágenes de todos los tiempos. «Empezó el partido y empezaron con patadas y en una jugada donde me dan un pase filtrado, yo veo a los dos centrales que me van a dar un codazo; me quito, me tumban y en ese momento muchos aficionados me aventaban piedras y yo les hice la señal de cuatro goles», acotó.

De goleador a goleador

Me ve Palermo me sigue y me quería golpear. Seguí caminando y me tira un cabezazo. Nos expulsa el árbitro. Yo iba a los vestidores y el árbitro me pide que rodeara toda la cancha, fue ahí donde el técnico me escupe y yo sigo asustado porque la gente se quería brincar», sumó también a sus dichos. El goleador histórico de Boca Juniors también fue partícipe de la pelea, donde quedó captado en imágenes cómo quiso golpear a su contrincante.

Para finalizar, Bautista contó con lo que se encontró cuando llegó a los camarines, donde también pudo ser salvajemente golpeado y asegura que temía por su integridad física. Siendo así, el «Bofo» comentó al respecto: «Se brincan dos chavos y me dan un patada y un manotazo, pero lo más triste y donde sentí mucho miedo fue en el vestuario. Llegando al vestuario querían tumbar la puerta. Si tumbaban la puerta nos iban a linchar. Gracias a Dios de terminó el partido».

Comentá con Facebook

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar