Foto: Twitter oficial de FIFA (@fifacom).

En lo que fue la última fecha de la fase de grupos del Mundial Sub 20 Polonia 2019, Noruega goleó 12-0 a Honduras. Es la marca más abultada de la historia del certamen.

El Arena Lublin ha pasado a ser algo más que el estadio donde se jugarán dos partidos de octavos de final, además de una de las semifinales, es el epicentro de una marca histórica en el fútbol mundial. Superando a la gama de la competición de adultos, Noruega sepultó a Honduras con un rotundo 12-0 en lo que es una marca superior a la goleada más abultada del Mundial de adultos, por ejemplo.

Pero no queda solamente estampado dicho récord, porque hay otro que también supera la parte oficial de adultos y jóvenes, es el de máximos goles en un partido. Se llama Erling Håland y fue el autor de ¡9! tantos en el juego. Quien ostentaba el mismo era Oleg Salenko, que en la en la Copa del Mundo de Estados Unidos 1994 le hizo cinco tantos a Camerún en lo que fue el 6-1 de los rusos.

Además, Haland, estuvo a cuatro tantos de poder igualar la mayor marca de goles en un solo partido. Esa misma le pertenece al australiano Archie Thompson, quien hizo 13 goles en una goleada de su país por 31-0 a Samoa Americana. Fue un partido disputado el 11 de abril de 2001 en las Eliminatorias de Asia y Oceanía para poder llegar al Mundial de Corea-Japón 2002.

En el caso de la goleada más abultada de la historia del Mundial Sub 20, Brasil comandaba la misma al haber superado 10-0 a Bélgica en octavos de final de Malasia 1997. Hat-Trick de Alex, dobletes de Álvaro y Roni; completaron la misma Adailton, Éder Gaucho y Junior Bahía. También los cariocas hicieron el tope de más goles en este tipo de campeonatos, cuando superaron en ese mismo certamen 10-3 a Corea del Sur. Seis goles de Adailton, dos de Fernandao, dos de Junior Bahía.

De la gama adultos, superó el 10-1 de Hungría sobre El Salvador por el Grupo C del Mundial de España 1982. En aquella oportunidad, hubo Hat-Trick de Laszlo Kiss, doblete de Tibor Nyilasi y Lazslo Fazekas; Lazar Szentes, Jozsef Toth y Gabor Poloskei. Justamente los húngaros poseían misma marca en cuanto a la diferencias de goles en una goleada, por el 9-0 ejercido ante Corea del Sur en Suiza 1954. Pero también ejerció ese mismo resultado Yugoslavia, sobre el Zaire en Alemania 1974.