Foto: Página oficial de FIFA (fifa.com)

El encuentro correspondiente a los cuartos de final del Mundial Sub 20, lo tuvo como vencedor a la Selección de Italia por 4-2 ante Malí. Enfrentará a Ucrania en la semifinal. Ibrahima Kone, en contra, doblete de Andrea Pinamonti y Davide Fratessi los goleadores italianos. Igualaron de forma parcial Sekou Koita y Mohamed Camara en el Estadio Tychy.

Pasó bastante en la primera parte del juego, duelo atractivo de cuartos de final en líneas generales. Lo curioso fue a los 12 minutos, cuando de un centro enviado por Salvatore Esposito, el jugador africano Ibrahima Kone intentó despejarla en área chica y terminó convirtiendo en su propia valla. Golpe doloroso el que recibía el equipo africano porque más tarde Ousmane fue vehemente con un planchazo a Luca Pellegrini y la roja no tardó en llegar.

Así y todo, a pesar de contar con diez jugadores en cancha, Malí revirtió lo que parecía un dominio «Tano». Los europeos, al replegarse con totalidad, permitieron la aproximación constante de su rival. Y en ello llegó la igualdad del resultado. A los 37, Kone asistió de taco para poder hallar a Sekou Koita, quien definió de forma cruzada con la zurda para batir al complicado arquero Alessandro Plizzari.

Y de uno u otro lado pudieron volver a la ventaja en unos 45 minutos iniciales atrapantes. Sin embargo, Plizzari tapó tras un nuevo disparo de Ibrahima Kone, quien unido a Koita, exponían las falencias de la línea de cinco defensores. Aunque del otro lado no se quedaron atrás, porque Luca Pellegrini probó desde media distancia, y Youssouf Koita voló para poder taparla.

Tenía que sacar el poderío de poseer un hombre más en el campo, y así lo hizo Italia. Los comandados por Paolo Nicolato empujaron para poder lograr el segundo tanto. El mismo, fue conseguido a los 14 minutos, cuando un desvío de un maliense, dejó habilitado a Andrea Pinamonti quien aprovechó el pequeño hueco que dejó en su primer palo el arquero Koita y anotó el 2-1.

Pero Malí, a pesar de todo, iba a la búsqueda de la igualdad y por qué no la remontada. Aprovechó una falla defensiva en la salida italiana el señor Boubacar Traoré, quien arremetió hasta la línea final, dio el pase atrás y Mohamed Camara puso en 2 las cosas a los 33. 2 minutos posteriores al gol, a Koita se le escurrió de las manos en un envío aéreo a su área, Pinamonti la capturó, pero el arquero debió bajarlo para cometerle penal. Éste último, jugador de Inter, se hizo cargo para anotar el 3-2.

Y hubo liquidación porque Davide Fratessi, restando 8 por terminar, anotó el cuarto de cabeza y sentenciar la historia. Segunda semifinal consecutiva y de su historia para los italianos, quienes lo habían logrado en Corea del Sur 2017, y donde luego perdieron ante Inglaterra. Aunque obtuvo el tercer puesto frente a Uruguay. Ahora será momento de enfrentar a Ucrania, el martes a las 10:30 desde Gdynia para buscar la primer final de su historia.