Fuente: Twitter Oficial Liverpool FC

El pasado domingo Liverpool FC sumó su segunda derrota al hilo en esta gira por los Estados Unidos. Esta vez, su verdugo fue el Sevilla, que lo venció por 2 a 1 con anotaciones de Nolito y Alejandro Pozo. Divock Origi marcó el empate transitorio para los ‘Reds’. Pero no todas fueron malas para Jürgen Klopp y compañía, ya que contaron en el once inicial con el retorno de uno de sus pilares defensivos: Andrew Robertson.

A dos años de su incorporación al conjunto de Anfield, el escocés disputó 45 minutos en Fenway Park. Su regreso, le dejó buenas sensaciones a los hinchas. Una vez consumado el duelo, el exjugador del Hull City dialogó con la prensa oficial acerca de su aniversario en la institución. «Ha ocurrido mucho en un período de tiempo relativamente corto, pero me ha encantado cada minuto», admitió el nacido en Glasgow.

Seguidamente, el surgido en Celtic admitió que no fue fácil su inserción en un poderoso del continente como lo es el Liverpool FC. «Por supuesto, al principio fue mucho más difícil, todavía había una gran curva de aprendizaje en ese momento para darme cuenta del nivel que tenía que cumplir y cuánto tenía que mejorar para jugar en este nivel. Por suerte, siento que di ese paso y lo he pateado desde allí», explicó cautivado por sus logros.

En concordancia con sus dichos, el ex Dundee United destacó su esfuerzo y dedicación ante la falta de minutos: «Nunca me quedé atrás cuando el escuadrón iba a partidos y cosas así. Eso era algo nuevo para mí y, al principio, probablemente no lo traté tan bien como podría haberlo hecho. Solo traté de trabajar duro, traté de aprender la forma en que los entrenadores querían que jugara. Sabía que, cuando llegara mi oportunidad, tenía que tratar de aprovecharla, y afortunadamente lo logré».

Una oportunidad que surgió a raíz de la lesión del por entonces lateral izquierdo titular, el español Alberto Moreno. «Quería tener juegos en mi haber para intentar demostrarle al gerente, a mis compañeros y a los fanáticos, que podía jugar a este nivel. Obviamente, cuando Alberto se lesionó fue un mal momento para él, pero sabía que era un buen momento para mí, que tendría al menos cinco o seis juegos para poder alcanzar la titularidad», confesó el defensor de 25 años.

No obstante, Robertson considera que aún tiene mucho camino por recorrer: «Siento que puedo mejorar mucho más y eso es lo que pretendo hacer temporada a temporada. La pasada fue una temporada grande para mí porque tenía un poco más de expectativas al comienzo debido a los seis meses anteriores. Siento que me las arreglé para lidiar con eso». Y añadió, de cara al futuro: «Esta temporada probablemente habrá aún más expectativas. Solo busco seguir realizando buenas actuaciones y seguir contribuyendo al equipo».

Para finalizar, Andrew recordó su rendimiento luego del tan ansiado debut en el once inicial. «Me tomó tal vez uno o dos juegos para alcanzar la nitidez, pero una vez que lo hice, sentí que pertenecía al equipo y realmente podía contribuir». Y se sinceró: «Ahora lo recuerdo con recuerdos más felices porque sé que eso me ayudó mucho. Pero podría haber sido muy diferente. Me alegra que haya funcionado como lo ha hecho».