Coman le abre las puertas a Sané

Bayern Múnich está viviendo un periodo de reconstrucción tras la salida de varios de sus jugadores importantes, como lo fueron Franck Ribéry y Arjen Robben. Ante esta situación, uno de los jugadores que quedaron como referencia en el equipo es el francés Kingsley Coman, que con la partida de los dos históricos, será uno de los futbolistas más importantes en el sector de ataque.

«No siento ninguna presión después de despedirme de Ribery y Robben porque la temporada pasada jugué muchos partidos y desempeñé un papel importante en el equipo», aseguró el galo consultado sobre la mayor responsabilidad que tendrá a partir de ésta temporada. El extremo de 23 años jugó 30 partidos en la temporada pasada y convirtió 10 goles, además de asistir en siete oportunidades.

El francés llegó muy joven al conjunto bávaro. Proveniente de Juventus, arribó a la Bundesliga a la edad de 19 años, cedido por dos temporadas, como una de las grandes promesas del fútbol europeo. Sus grandes actuaciones hicieron que el conjunto alemán decidiera comprar su ficha a cambio de 21 millones de euros. Desde su llegada a Bayern, ha tenido la chance de jugar muchos partidos, y se espera que la próxima temporada sea la consolidación absoluta.

por otra parte, el jugador se refirió a la posibilidad de tener a Leroy Sané como compañero. «Ciertamente podemos usar uno o dos jugadores externos, creo que Sane top, es un gran jugador, por supuesto que espero que venga», aseguró el francés. Esta declaración no es antojadiza, ya que la dirigencia del conjunto alemán hace varias semanas que está con el deseo de sumar al alemán.

Sané actualmente pertenece a Manchester City, y el club no tiene intenciones de dejarlo ir. «Queremos que se quede y hay una oferta que estamos esperando a hablar con sus agentes para la ampliación de su contrato. Sin embargo, no está en nuestras manos. Tiene que decidir. Si Sané quiere irse puede hacerlo, pero estaremos tristes», había declarado Pep Guardiola días atrás.

Lo cierto es que Sané había dejado la puerta abierta para marcharse del City, al no haberse sentado para negociar una extensión de contrato. El alemán habría estado molesto por no tener todo el protagonismo que hubiese querido al final de la temporada pasada. Sobre el final del año, el técnico catalán apostó por Riyad Mahrez, dejando a Sané sentado en el banco en más de una ocasión.

Teniendo en cuenta esto, Bayern Múnich se vio interesado y comenzó a tentar al jugador. Sin embargo, desde inglaterra no quieren dejarlo ir tan fácil. Los Citizens piden 112 millones de euros, una suma muy alta para el conjunto alemán, que quería ofertar 80 millones. El mercado de pases de la Premier League cierra el próximo 8 de agosto, por lo que tendrán que apurarse si quieren llevarse al zurdo al fútbol germano.