Independiente clasificó a cuartos de final de la Sudamericana

Twitter oficial del Club Atlético Independiente

En el marco de la vuelta de los octavos de final de la CONMEBOL Sudamericana, Independiente sufrió más de la cuenta, pero se clasificó a la siguiente etapa. Perdió 3 a 2 contra la Universidad Católica de Ecuador, en el estadio Olímpico Atahualpa de Quito, y pasó gracias a los goles de visitante, ya que, en la ida, había ganado 1 a 0 en Avellaneda. Por los cuartos de final, enfrentará a Independiente del Valle, otro ecuatoriano.

En los 2.850 metros de altura de la ciudad de Quito, el inicio del partido fue accidentado para el equipo argentino. El delantero paraguayo, Cecilio Domínguez, tuvo que salir por una molestia en el muslo izquierdo que venía arrastrando desde el domingo pasado, frente a Defensa y Justicia por la Superliga. En su lugar, ingresó Fabricio Bustos y Facundo Pizzini debió pasar a la izquierda del ataque.

Empujado por la necesidad de marcar para pasar de ronda, el equipo local tomó las riendas fue en busca del partido, intentando beneficiarse de la altura de la capital ecuatoriana. Más tarde, el árbitro chileno Piero Maza chequeó el VAR y cobró penal para la U. Católica, por una falta dudosa de Alan Franco sobre Walter Chalá. Al exjugador Lanús, Bruno Vides, poco le importó esta situación y convirtió el 1 a 0 para igualar el resultado global.

Sin embargo, el equipo de Saldarriaga se iba a quedar con un hombre menos, debido a la doble amonestación a Guillermo De los Santos a los 25 minutos. En el complemento, Martín Benítez empató para Independiente, pero su gol tardó en convalidarse porque desde el VAR estaban verificando la posición del jugador. Curiosamente, los futbolistas argentinos desataron el festejo tres minutos más tarde, una vez confirmado el tanto.

Los de Avellaneda pasarían al frente con una arremetida de Pablo Hernández, que definió a la derecha del arquero Héctor Galíndez, ex Rosario Central. No obstante, el ‘trencito azul‘ iba a reaccionar y, en los últimos 15, dio vuelta el marcador a través de Walter Chalá y Luis Amarilla. Las alarmas se encendieron en el conjunto argentino, ya que un gol más los dejaría afuera, pero esto no sucedió y el partido finalizó 3 a 2.

Sebastián Beccacece, director técnico del ‘rojo‘, hizo referencia a la entrega de sus dirigidos. «Hay que corregir algunas cosas. Tuvimos amor propio, más allá de que esos dos goles empañen la actitud del equipo. De todos modos, tenemos que ver los partidos y analizarlos», reconoció. Además, rescató: «Es un escenario muy complejo y con un rival con mucha vocación en ataque. Nos cobraron un penal inexistente y reponernos a tanta adversidad, nos llena de satisfacción».

En cuanto a la intervención del VAR, opinó: «Seguramente que la gente especialista tomará recaudos. En los penales se hace un análisis mediante una cámara lenta en la que todo se desvirtúa. Tendrán que analizarlo y será todo mejor. No está bueno esperar tres minutos para gritar un gol». Y agregó: «Puede haber errores como los que vemos de manera cotidiana y también aciertos. Habrá que definir la intervención en los momentos justos».