Alisson se pierde la Supercopa

Fuente: Twitter oficial de CBF.

El debut en la Premier League dejó una gusto agridulce para Liverpool. El conjunto Red venció a Norwich por 4-1 demostrando que sus aspiraciones para quedarse con la liga inglesa siguen al mismo nivel que la temporada pasada, cuando quedaron en la segunda posición apenas un punto abajo de Manchester City. Sin embargo, la lesión de su arquero, Alisson Becker, dejó preocupado a todos.

El portero quedó sentado en el piso luego de realizar un saque de arco en el que se resbaló, y debió abandonar el campo de juego en medio el encuentro. Había esperanzas de que sólo se tratase de una molestia. Finalmente se confirmó que se trata de un desgarro en el gemelo de la pierna derecha y no podrá estar frente a Chelsea por la Supercopa de Europa, lo que será el primer título de la temporada a nivel internacional.

«Es una lesión en el gemelo que le obligará a estar de baja durante un tiempo. No quiero hacer un pronóstico exacto sobre su regreso, pero no será el miércoles. Llevará un tiempo, unas semanas, eso seguro», explicó Jurgen Klopp ante los medios. Sin dudas que perder para el cotejo a su arquero titular es un gran dolor de cabeza, ya que el brasileño ha demostrado ser uno de los mejores jugadores del equipo.

Ahora el técnico alemán deberá echar mano al portero suplente para el partido decisivo. Se trata de Adrián San Miguel, quién ya hizo su presentación con la camiseta de Liverpool al reemplazar a Alisson en el cotejo pasado. Se trata de un español de 32 años, que realizó la mayor parte de su carrera en Betis. En 2013 arribó a la Premier para ponerse la camiseta del West Ham.

Tras quedar libre de los Hammers, se sumó al último campeón de la Champions League para ser una variante bajo los tres palos. Ahora le llegará su gran oportunidad, ya que no sólo será el titular por un certamen importante, sino que también lo hará durante más de un mes, y demostrará si realmente está hecho para formar parte de uno de los clubes más importantes del viejo continente.

Mientras tanto, el resto del equipo se prepara para afrontar un partido más que importante, con un conjunto que ya demostró tener un nivel por encima del resto a nivel europeo. Por su parte, Chelsea no está en igualdad de condiciones para afrontar la cita. Perdió gran cantidad de integrantes, tuvo una prohibición por parte de la FIFA para incorporar, y son los primeros pasos de Lampard como técnico, por lo que Los Reds llegan como favoritos.

El encuentro será el próximo miércoles en Turquía, en el estadio Vodafone Park de la ciudad de Estambul. Una curiosidad es que el trofeo volverá a las manos de un club inglés después de 14 años, algo que logró por última vez el mismo Liverpool en en 2005 frente al CSKA de Moscú. Ahora, el equipo dirigido por Klopp es el máximo candidato a llevar el trofeo nuevamente a tierras inglesas.