Supercopa de Europa: Liverpool se quedó con la gloria de la mano de Adrián San Miguel

Twitter Oficial Liverpool FC

Liverpool FC se coronó en una emocionante Supercopa de Europa. Un Vodafone Park colmado de espectadores fue testigo del empate 2 a 2 entre estos dos pesos pesados del fútbol inglés. Fueron varias las chances de gol, en un emotivo duelo protagonizado en Estambul. Un desafío que terminó definiéndose desde los doce pasos. Una velada memorable, en la que la francesa Stéphanie Frappart se convirtió en la primera mujer en dirigir una final europea masculina.

El primer tiempo fue vibrante. De un ida y vuelta permanente. Claro que las chances más evidentes fueron para el conjunto de Jürgen Klopp. La primera en la cabeza de Joel Matip, en una jugada muy similar al gol marcado ante Manchester City en la Community Shield. Luego, escasos segundos después, lo tuvo Fabinho con un remate desde la izquierda que contuvo sin mayores inconvenientes Kepa Arrizabalaga.

Los de Anfield eran amos y señores del encuentro, mientras los dirigidos técnicamente por Frank Lampard apostaban al contraataque. Eso hizo que Andreas Christensen y Kurt Zouma tuvieran mucho trabajo, ante una ola permanente de centros. Cada envío al área era una daga para la defensa. Los de azul apenas si advirtieron al español Adrián con un disparo desde lejos por parte de Pedro. El último campeón de la Champions League no daba lugar a dudas en Estambul.

A los 15´, Mohamed Salah lo tuvo con una definición cruzada que supo salvar Kepa. Luego llegó la respuesta de los ‘Blues‘, con Pedro como protagonista. El extremo se iba mano a mano con el portero, pero apareció Andrew Robertson con un quite de esos que no se olvidan. Uno que provocó la euforia de todo el público presente detrás del arco. El español volvió a tener la ventaja en sus pies, apenas un minuto después, pero el travesaño le ahogó el grito de gol.

Las acciones se emparejaban, pese a la notable diferencia reflejada en la posesión del balón por parte de los ‘Reds‘. Chelsea comenzó a ser más punzante en ataque, pero sufrió la misma medicina que ante Manchester United en Premier League: la falta de eficacia a la hora de la definición. La aproximación más relevante fue a los 31´, con una salvada memorable de San Miguel. Claro que su rival tampoco le acertaba al arco, o al menos no podía vulnerar la resistencia del cancerbero londinense.

Todo parecía encaminado para que ambos elencos se vayan al descanso con pardas en el marcador. Lastimosamente para Liverpool FC, Olivier Giroud tenía otros planes. El atacante galo, a diez minutos del final, sentenció al portero con una definición excelsa al palo cruzado. Se rompía la sequía, luego de decenas de oportunidades de conectar con la red. Y así, Chelsea se iba al vestuario en ventaja.

Klopp no quedó satisfecho con lo hecho en la primera mitad. Y eso traería consecuencias. El entrenador dispuso el ingreso de Roberto Firmino en reemplazo de Alex Oxlade-Chamberlain, quien volvía a la titularidad tras un año y medio de ausencia. Y el brasileño le dio sus frutos al alemán. En apenas dos minutos, le sirvió la anotación a Sadio Mané para el tan ansiado empate parcial.

La igualdad cambió por completo el partido. Los ‘Reds‘ mostraron todo su poderío ofensivo de la mano del famoso tridente. Y los ‘Blues‘ vaya que lo padecieron. El desahogo de Mané resultó un golpe de nocaut para Lampard y compañía. Necesitaron recién veinte minutos para poder salir del asedio rival. Para su fortuna, contaban con un inspirado Giroud en ataque, una referencia de área que les daba al menos algo de respiro.

Pero el francés luego saldría del campo de juego para darle lugar al canterano Mason Mount. Lo propio haría Pulisic para que ingrese Tammy Abraham. Aire fresco para Chelsea y ¿buena suerte? Es que apenas ingresaron los extremos, su equipo se salvó de una manera inexplicable. Primero remate de Salah que contuvo Kepa. Luego el rebote a un metro del arco que conectó Van Dijk. Pero allí estaba también el guardameta para ahogar el grito con ayuda del travesaño.

Las jóvenes promesas le dieron al conjunto de Stamford Bridge más de una ocasión para ganar el trofeo. La más clara fue en los pies de Mount, quien anotó el 2-1 pero su anotación fue invalidada por fuera de juego. En la otra vereda lo tuvo Mané sobre el final, pero su disparo salió desviado. Así, todo se definirá en el tiempo extra. Y a los 5 minutos del mismo, Firmino volvería a ser determinante.

El exjugador de Hoffenheim volvió a asistir al senegalés para que este último sentencie al portero con un potente derechazo. El resultado era justo, pero de final abierto. Es que apenas tres minutos después, Frappart sancionó un polémico penal en favor de Chelsea. Jorginho fue el encargado de intercambiar la pena máxima por gol. Partidazo en Estambul, uno de esos no apto para cardíacos.

Cotejo que se definiría, como no podía ser de otra manera, desde los doce pasos. Liverpool FC protagonizaba su segunda tanda de penales en apenas diez días. La primera fue derrota ante Manchester City por el título de la Community Shield, el pasado 4 de agosto. Esta vez, la historia fue distinta. Sin Alisson Becker, Adrián San Miguel se vistió de héroe al contenerle el penal decisivo a Tammy Abraham.