Nuevos detalles cambian la historia de la muerte de Emiliano Sala

El exfutbolista argentino perdió la vida a principios de este año, luego de ser traspasado del Nantes al Cardiff. El avión que lo llevaría desde Francia hasta Inglaterra no pudo llegar a destino y fue encontrado luego de un largo tiempo en el fondo del agua. Emiliano Sala será recordado siempre en el mundo del fútbol no sólo por la tragedia, sino por todo lo que pudo entregar partido tras partido en cada uno de los clubes que estuvo.

Han pasado doscientos seis días desde que comenzaron con el expediente de Air Accidents Investigation Branch (AAIB), después de que el avión que trasladaba al delantero argentino desapareciera en el trayecto que salió hasta el que llegaría. Su nave nunca pudo llegar a destino y la vida del futbolista quedó allí. Siempre se recordará aquel día que dieron a conocer la triste noticia de la pérdida del mismo.

La noche del 21 de enero de 2019 fue la última en la que se pudo saber algo del exjugador del Nantes de la Ligue 1. El mismo cayó sobre el Canal de la Mancha con su aeronave, la cual fue recién encontrada en los primeros días de febrero. A cuarenta kilómetros de la Isla de Guernsey fue el último contacto con la nave que lo llevaría hasta destino, pero el goleador de veintiocho años que sería parte del Cardiff fue localizado dentro de los restos, en el fondo del agua.

Luego de todo esto, cuando lograron retirar el cuerpo sin vida de Emiliano, la autopsia dictó lo siguiente: «Muerte debida a las lesiones en la cabeza y el tronco, producto del impacto». Un mes después de que ocurriera el accidente aéreo, la AAIB dio un nuevo informe preliminar con los datos principales, pero sin colocar las causas. Ahora, más de medio año después del suceso, se da a conocer la verdadera causa de su deceso.

«Este boletín especial resalta el peligro de exposición al monóxido de carbono en los aviones con motor de turbina y pistón. Las pruebas de toxicología encontraron que el pasajero tenía un alto nivel de saturación de COHb (el producto combinado de monóxido de carbono y hemoglobina). Se considera probable que el piloto también hubiera estado expuesto al monóxido de carbono», fue el informe y la aclaración que dieron desde la AAIB.

«Las pruebas toxicológicas en la sangre del pasajero mostraron un nivel de saturación de carboxihemoglobina (COHb) del 58%, producto de la combinación de monóxido de carbono (CO) con hemoglobina, la molécula de la proteína que transporta el oxígeno ubicado en los glóbulos rojos. Estos niveles son real y potencialmente mortales. La exposición al monóxido puede generar daño en el cerebro, corazón y el sistema nervioso», resaltaron.

Dando a entender la muerte del jugador por el CO2, además también destacaron lo siguiente en el informe detallado: «Este boletín especial contiene información médica relevante al accidente. También explica los permisos de la aeronave y los requisitos de licencia de piloto relevantes para una aeronave registrada en los Estados Unidos que realiza un vuelo transfronterizo dentro de Europa con un pasajero a bordo».