Twitter oficial del FC Barcelona

La pelota volvió a rodar en La Liga y en el San Mamés. En un partido más interesante en la previa que durante los 90 minutos, el Athletic Club de Bilbao derrotó sobre el final 1 a 0 al campeón defensor, Barcelona. El equipo local, que fue más que su rival en líneas generales, logró romper el cero recién a los 43′ del segundo tiempo, gracias a un magnífico gol de Aritz Aduriz. El gran ausente en el conjunto visitante fue su gran estrella, Lionel Messi, por una lesión sufrida en la pretemporada.

El once inicial que dispuso Gaizka Garitano fue: Unai Simón; Ander Capa, Unai Núñez, Yeray Álvarez, Yuri Berchiche; Unai López, Dani García; Óscar de Marcos, Raúl García, Iker Muniain e Iñaki Williams. Ernesto Valverde eligió para el arranque a Marc-André ter Stegen; Jordi Alba, Clément Lenglet, Gerard Piqué, Nélson Semedo; Carles Aleñá, Frenkie de Jong, Sergi Roberto; Antoine Griezmann, Luis Suárez y Ousmane Dembélé.

El encuentro comenzó con un Barcelona que tomó la posesión del balón, como lo hace habitualmente, pero sin generar situaciones de riesgo. Al contrario, al poco tiempo del pitazo inicial, la perdió en la salida, le quedó a Iñaki Williams que remató pero ter Stegen tuvo una buena reacción. Un rato más tarde, la defensa blaugrana volvió a mostrar debilidades y, con un pase largo, el nueve local volvió a quedar cara a cara con el arquero que le ahogó el grito nuevamente.

Media hora tuvo que pasar para que el equipo catalán tuviera su primer chance de gol. Y fue gracias a un error de Unai López, quien la jugó hacia atrás sin percatarse de la presencia de Suárez. El uruguayo dio mediavuelta y la estrelló contra el palo. No obstante, llegaron más preocupaciones para el Barsa. Después de dicha jugada, el ‘pistolero’ sintió un tirón en su pierna derecha y se fue reemplazado por Rafinha. Así, Griezmann, que arrancó por izquierda, se tiró al medio.

Los refuerzos del Barcelona no gravitaron en el partido. A los 36 minutos, una buena combinación entre Capa y de Marcos sirvió para penetrar en el área y habilitar a Raúl García, que se estiró pero no pudo someter la portería visitante. Cerca del final de la primera mitad, Rafinha (el mejor de los de Valverde) enganchó para su pierna más hábil y, desde el borde del área, sacó un zurdazo que alcanzó a arañar Simón y que terminó dando en el travesaño.

El juego era muy monótono y sin demasiados sobresaltos. Así comenzó el complemento, en el que los locales no llegaron tanto como antes y el conjunto culé intentaba generar peligro. Las conexiones entre Rafinha, Dembélé y Jordi Alba eran lo único destacable del último campeón. Tras una gran jugada, pasando entre dos rivales, el brasileño pudo abrir el marcador pero no tuvo suerte. El resto fueron jugadas aisladas que no pasaron a mayores.

Parecía que el empate en cero no se quebraría, hasta que a los 88′, Aritz Aduriz (quien ingresó dos minutos antes) tomó un centro desde la derecha con una impresionante tijera que se incrustó en el arco de ter Stegen. Así, el vasco de 38 años (que anunció su retiro para el final de la temporada) le dio los primeros tres puntos al Athletic Bilbao. La última vez que ‘los leones’ vencieron al Barcelona como locales fue en diciembre de 2013. Además, hace 11 años que el equipo catalán no arrancaba La Liga con una derrota.