Colón hace historia

Fueron semanas de mucha incertidumbre en Colón de Santa Fe. La caída por 1-0 frente a Zulia, sumado a los malos resultados en la Superliga Argentina habían dejado en la cuerda floja al técnico Pablo Lavallén. Pese a esto, el Sabalero se despertó a tiempo y consiguió una contundente victoria por 4-0 en el Cementerio de los elefantes para meterse por primera vez en su historia a las semifinales de la Copa Sudamericana.

El equipo argentino saltó a la cancha con más dudas que certezas. La semana no había sido buena para nada. El entrenador estaba casi que bajo amenaza, ya que si no conseguía el triunfo, con seguridad iba a ser destituido. No ganaba un encuentro desde el 18 de julio, cuando venció a Argentinos Juniors con 1-0 en el encuentro de vuelta de los cuartos de final de esta misma competencia.

Para sumar más presión, el primer tiempo no fue bueno. El equipo venezolano saltó a la cancha decidido a luchar. Los locales no podían generar jugadas de riesgo, debido al esquema defensivo de su rival, que pretendía salvaguardar la ventaja obtenida en la ida. La presión se hacía cada vez más fuerte y la gente lo hacía saber. El primer tiempo finalizó igualado sin goles, y la incertidumbre reinaba en todo el estadio.

Lavallén sabía que tenía que dar un golpe de efecto y fue por eso que mandó al campo al delantero Wilson Morelo. El resultado fue casi inmediato, ya que el colombiano captó un rebote dentro del área y con un fuerte derechazo puso el 1-0 e igualaba la serie. El equipo empezó a soltarse, viendo que los visitantes empezaron a salir al ataque sabiendo que necesitaban un gol para acomodarse mejor en la serie.

Un tiro libre mal ejecutado a favor de Zulia derivó en un contragolpe encabezado por Morelo, cedió la pelota para José Luis Rodríguez que encaró de derecha a izquierda dejando en el piso a dos rivales y definió con maestría de zurda al primer palo para poner el 2-0 que le daba ventaja en la serie a los 65 minutos. Los Petroleros perdieron el rumbo. A falta de 13 minutos para el final se habían quedado con dos jugadores menos por las expulsiones de Gabriel Benítez y Jerry Gabriel.

El árbitro había expulsado a otro jugador venezolano, pero al revisar el VAR dio marcha atrás con su decisión. Tomás Chancalay estiró la cuenta en el minuto 83, tomando un rebote del arquero Morales. Para completar la goleada, un nuevo contraataque derivó en los pies de Federico Lértora para que definiera de gran manera y ponga el 4-0 definitivo que metió al equipo argentino en semifinales.

Es la primera vez en la historia que el equipo santafesino se mete entre los cuatro mejores de esta competencia, y no llegaba a una instancia así desde 1997, cuando perdió frente a Lanús por la Copa Conmebol. Ahora deberá esperar a su próximo rival, que saldrá del cruce entre La Equidad y Atlético Mineiro. «Les dije a los jugadores que estaba orgulloso de ser la cabeza de este grupo. Se merecían un triunfo como el de esta noche», dijo Lavallén en conferencia, sabiendo que ahora, el desafío será mayor.