Liverpool FC mostró toda su jerarquía para vencer 2 a 1 al Southampton FC. Los goles fueron obra de Sadio Mané, Roberto Firmino y Danny Ings. Los dirigidos por Jürgen Klopp fueron de menor a mayor en el St Mary’s Stadium, para subirse a lo más alto de la Premier League. Luego de haberse alzado con el título en la Supercopa de Europa, los de Anfield volvieron a darle una alegría a sus hinchas.

Los ‘Saints‘ dominaron las acciones en la primera mitad. Si bien les faltó claridad, contaron con las aproximaciones más claras. Adrián San Miguel mostró varias imprecisiones, ante la constante presión de sus rivales. A los ‘Reds‘ se los vio sumamente incómodos, más allá de contar con todas sus figuras en cancha. El desgaste hecho el pasado miércoles en Estambul parecía pasarles factura.

Sin embargo, las individualidades sirven para eso, para marcar la diferencia fuera de contexto, en los momentos de mayor adversidad. Y así lo hizo Mané, cuando restaban apenas segundos para el final de la primera parte. El senegalés agarró el balón en la puerta del área, luego de una serie de pases, y sacó un potente derechazo que se coló en el ángulo. Nada pudo hacer Angus Gunn, quien junto a sus compañeros, se iba al descanso con una sorpresiva desventaja en el marcador.

La segunda mitad fue mucho más pareja. La visita comenzó a dominar la posesión del balón y contó con las mejores oportunidades. Mohamed Salah y Roberto Firmino tuvieron la oportunidad de sentenciar el pleito, pero se chocaron ante la inmensidad del guardameta. No obstante, este último tendría revancha a veinte minutos del final del cotejo. Y no la iba a desaprovechar.

Luego de un lateral, toda la defensa del Southampton FC durmió en los laureles. Y vaya que Klopp y compañía lo aprovecharon. ‘Bobby‘ enganchó hacia el medio, apiló un par de contrincantes y remató cruzado. Gunn, tapado por una ola de futbolistas, nada pudo hacer. El campeón de la Copa América 2019 con Brasil, daba muestras de todo si virtuosismo y sentenciaba la historia.

Sobre el cierre, la sorpresa. Adrián pecó de ingenuo frente a la presión de Danny Ings y el delantero se lo hizo pagar. El arquero quiso salir jugando y le sirvió el gol a su rival, para decretar la inexorable ley del ex. Un partido que parecía terminado, ganaba en dramatismo. Y apenas dos minutos después, el mismo jugador tuvo en sus pies el empate. Pero penó en la definición a escasos metros del arco. Cerca estuvo el dueño de casa, de una verdadera hazaña.

En la próxima fecha, Liverpool FC tendrá enfrente un duro escollo: Arsenal FC. El duelo tendrá lugar en Anfield Road, el sábado desde las 13:30 hora de Argentina. El elenco de Unai Emery, también llegará a dicho desafío en lo más alto de la tabla de posiciones. Uno de los dos, o incluso ambos se verán desplazados de dicha posición. Lo cierto es que los ‘Reds‘ no detienen su marcha y sus fanáticos esperan que el siguiente fin de semana no sea la excepción.