Twitter Oficial Tottenham FC

El Manchester City igualó 2 a 2 con el Tottenham FC. Los goles fueron obra de Raheem Sterling, Sergio Agüero, Erik Lamela y Lucas Moura. Un duelo emotivo, de un ida y vuelta permanente. No obstante, el Etihad Stadium vibra al compás de Kevin De Bruyne. El exjugador de Wolfsburgo brilla junto a Rodrigo Hernández en la mitad de la cancha. Los ‘Spurs‘ se vieron superados por su rival, pero dieron gala de toda su efectividad.

Los ‘Ciudadanos‘ se hicieron amos y señores del cotejo desde el minuto uno. ¿De qué manera? A través de su especialidad: la tenencia del balón. El conjunto de ‘Pep‘ promedió el 70% de la posesión y dominó a placer la primera mitad. Y a los 20 minutos, llegó la primera alegría. Centro preciso del belga, y Sterling conectó un cabezazo cruzado que dejó perplejo a Hugo Lloris.

Había aroma a goleada. El cuadro de Mauricio Pochettino apostaba a algún contraataque, pero sus delanteros quedaban muy lejos de la línea de mediocampistas. Ederson Moraes no corría ningún peligro. Pero lo que caracteriza a estos cuadros, son sus individualidades. Esos futbolistas capaces de cambiar la historia, en un abrir y cerrar de ojos. Y en el momento menos esperado, llegó el empate.

El mismo arribó en los pies de un argentino. Erik Lamela flotó detrás de la línea de centrocampistas y colocó un remate esquinado que dejó sin palabras a la parcialidad local. Eso sí, después del gol nada cambió. Manchester City siguió dominando las acciones, mientras su contrincante respondía a través de la velocidad de sus delanteros. De todas maneras, el juego perdió en intensidad.

Todo parecía encaminado a una igualdad, a minutos del entretiempo. Pero lastimosamente para Tottenham, Sergio Agüero tenía otros planes. El atacante recibió una nueva asistencia de De Bruyne dentro del área y no perdonó. A diez del final, el último campeón de la Premier League se ponía nuevamente en ventaja y ponía justicia en el marcador. Y con ese resultado, se irían al descanso.

La segunda mitad tuvo la misma tónica. Un cuadro local sumamente superior a su rival. Pero, al igual que aquel recordado duelo de la pasada Champions League, penó en la definición. Y Lucas Moura a los 56´, decretó la igualdad parcial. Fue tras un anticipo ofensivo, luego de un centro desde la derecha. El brasileño sorprendió a propios y extraños para poner el 2 a 2 en Manchester.

Ahora bien, más allá del empate parcial, el asedio del local era abrumador. Pero no lograba plasmarlo en el marcador. Lloris se hacía gigante bajo los tres palos y generaba la frustración de los ‘Ciudadanos‘. Los fanáticos veían cómo sus jugadores dilapidaban una situación de gol tras otra. Eso provocó que Guardiola disponga del ingreso de Gabriel Jesus, en reemplazo de Aguero.

Pero nada cambió, la visita luchó con uñas y dientes y se llevó un punto de oro. En la última jugada, sucedió algo inexplicable. Una especie de remake. El recién ingresado Jesus marcó el gol del triunfo y generó el delirio de toda la hinchada. Pero con colaboración del videoarbitraje, el árbitro anuló el gol. Si, igual que en 2018. El VAR parece ser un aliado para Pochettino y sus dirigidos, que culminaron el partido entre risas.