Fuente: PSG

La historia de Neymar parece no tener fin, y cada día que pasa se suma un nuevo capítulo. Cuando todo parecía encaminarse a una negociación con Barcelona, en la que se produciría un intercambio por Philippe Coutinho, el conjunto catalán confirmó la salida del volante brasileño a Bayern Múnich. La operación se cerró en un préstamo por un año con una opción de compra en junto de la próxima temporada, con un valor de 120 millones de euros.

Con Coutinho fuera de las posibilidades para negociar, el conjunto blaugrana deberá utilizar otros medios para repatriar al jugador surgido en Santos de Brasil. En su momento ofrecieron diferentes nombres de la plantilla para llegar a un acuerdo. Arturo Vidal, Samuel Umtiti e Iván Rakitic fueron los principales jugadores que fueron puestos sobre la mesa de los dirigentes franceses.

Sin embargo, ninguno de ellos fue aceptado. Ahora, los dirigentes catalanes conocen qué es lo que realmente desean en Francia para dejar partir a Ney. Según informan medio franceses, lo que PSG pretende es cien millones de euros, más las fichas del delantero Ousmane Dembélé y el lateral Nélson Semedo. No obstante, el equipo español no está convencido de llevar a cabo esta operación con la fórmula que plantean en las oficinas de Parque de los Príncipes.

A diferencia de la temporada pasada, Semedo comenzará a ser parte del equipo titular, ya que Sergi Roberto jugará en la mitad de la cancha. Por su parte, Dembélé será muy tenido en cuenta, además que esperan que pueda explotar sus habilidades a partir de esta temporada. Es por eso que en Barcelona no quieren meter en el trato a ambos jugadores, que no sólo consideran importantes para el corriente curso, sino también para el futuro.

No obstante, la derrota frente a Athletic de Bilbao por 1-0 en el debut de La Liga podría hacer acelerar la cuestión en los próximos días. El rendimiento del equipo, que no contó con Lionel Messi, fue bastante flojo, sumado a la lesión de Luis Suárez. El uruguayo debió abandonar el campo de juego por una molestia muscular y se presume que sufrió un desgarro en la pierna derecha, por lo que será baja por al menos tres semanas.

Además, Antoine Griezmann aún no logró adaptarse a la camiseta blaugrana, por lo que comienza sentirse la falta de un jugador de categoría en la zona delantera. Es por eso que el culé podría ceder y aceptar las partidas de los jugadores que son pretendidos en el club parisino. Mientras tanto, Real Madrid sigue atentamente todas las noticias y espera cualquier oportunidad para hacer su oferta y quedarse con el brasileño.

Por su parte, Thomas Tuchel, técnico de PSG, sigue con su ilusión de que el delantero se quede. «Es mi jugador, está en mi vestuario. Cuando pienso en un equipo fuerte, pienso en un equipo con Ney, agresivo, con sus buenos regates. Hoy no tenemos una salida solucionada, nada ha cambiado. Nuestra relación es la misma y creo que entre él y el club, si no se encuentra una salida, se quedará», aseguró.