Juventus inició la liga con una victoria

La Serie A dio su puntapié inicial con el encuentro entre Parma y Juventus, campeón reinante de Italia desde hace ocho años. El cotejo tuvo la particularidad que el entrenador bianconeri, Maurizio Sarri, no pudo hacer su debut oficialmente debido a que padece una neumonía que lo marginará por al menos una fecha más. Gonzalo Higuaín, que tenía un pie afuera de la Vecchia signora, fue de la partida.

Parma comenzó el encuentro con buenas intenciones, buscando la chance de desbordar por las bandas con la velocidad de Gervinho. Fue así que la primera chance del encuentro llegó para el local, con un disparo imperfecto de Inglese tras un centro del marfileño, que el arquero Szczesny pudo contener. Juventus se hacía fuerte con las arremetidas de Mattia De Sciglio y los pivoteos de Higuaín, que limpiaba de buena manera las jugadas en ataque.

La vecchia signora comenzó a merodear el área rival con pelotas paradas y remates de media distancia. Tras un tiro de esquina, la pelota quedó en el borde del área de Parma, Alex Sandro pateó de zurda hacia el punto penal y Giorgio Chiellini la desvió en el camino para poner el primer gol del encuentro a los 21 minutos. Con la ventaja a su favor, los visitantes fueron más punzantes, sin llegar a monopolizar el control de balón.

La polémica llegó pasada la media hora del encuentro. Douglas Costa encaró de por el medio del campo en velocidad y asistió a Cristiano Ronaldo para que definiera cruzado y ponga el 2-0. Sin embargo, el VAR hizo su entrada y decidió anular el tanto por un offside de apenas unos milímetros por parte del luso al momento de recibir la pelota. El campeón siguió demostrando un mejor juego, pero no pudo definir, por lo que la primera mitad terminó con sólo un gol en el marcador.

En el segundo tiempo Parma decidió presionar un poco más para intentar llegar al arco rival y poner el empate. Sin embargo, la solidez defensiva del visitante impidió que el arco defendido por Szczesny tuviera mayores inconvenientes. Por su parte, la vecchia signora empezó a defender en mitad de cancha, apostando por la velocidad de sus delanteros en contragolpes, que no podían definir las jugadas.

Con el pasar de los minutos el encuentro fue decayendo en intensidad. Juventus atacaba con las trepadas de De Sciglio y Cuadrado, mientras que el Pipa y CR7 se encontraban como punta de lanza. Por parte de los locales, Gervinho era el más desequilibrante y casi la única alternativa para incomodar al campeón de Italia, que sin demostrar un juego brillante, consolidaba su victoria con la jerarquía de sus zagueros.

En los últimos minutos, los locales tuvieron chances de empatar con un tiro libre potente de Hernani y centros frontales que fueron controlados por el arquero polaco. Finalmente el conjunto bianconeri se quedó con el triunfo por 1-0 en el estadio Ennio Tardini. Si bien mostraron superioridad, no demostraron un juego de alto vuelo, aunque con el pasar de las fechas se espera que los jugadores se suelten para ir por la novena liga consecutiva.