Twitter Oficial Liverpool FC

Liverpool FC venció 3 a 1 al Arsenal en Anfield. Los goles fueron obra de Joel Matip y Mohamed Salah, en dos ocasiones. Lucas Torreira decoró el resultado para la visita. Los dirigidos por Jürgen Klopp fueron muy superiores a su rival. Los ‘Gunners’ tuvieron sus posibilidades, pero penaron a la hora de la definición. Con este resultado, el conjunto local se transformó en el único líder de la Premier League.

Ya desde el minuto inicial, el local impuso condiciones. Andrew Robertson resultó un arma de permanente peligro a través de la banda izquierda. El lateral envió un centro por lo bajo en la búsqueda de Roberto Firmino, que el delantero a centímetros estuvo de cambiar por gol. Los ‘Reds’ manejaban a voluntad la posesión del balón. No obstante, sufrían el poderío ofensivo visitante en el contraataque.

A los 10´, cerca estuvo Pierre Emerick Aubameyang de abrir el marcador de manera inesperada. Adrián San Miguel salió lejos del arco y le cedió por error la pelota al gabonés. Este último, apremiado por la marca definió por encima del portero pero su disparo se fue pegado al palo izquierdo. Un grosero error del español, que cerca estuvo de cambiar por completo el trámite del partido.

Sobre la mitad del primer tiempo, otra falencia difícil de explicar, pero esta vez de los ‘Gunners’. Una que cerca estuvo de generar el primer gol. Dani Ceballos le regaló la anotación a Sadio Mané, pero el marfileño no pudo ante la presencia de Bernd Leno. Minutos después. Nicolas Pépé fue quien tuvo el primero en sus pies. Pero allí estaba el guardameta rival para ahogarle el grito. Uno que llegaría cerca del descanso.

A escasos minutos del final, un centro desde la banda derecha conectó con la cabeza de Joel Matip. El defensor se hizo fuerte en las alturas y decretó el 1 a 0 parcial. Eso sí, existió un claro agarrón dentro del área que ni el árbitro ni el videarbitraje (VAR) lograron divisar. Una anotación que, cuanto menos, debió ser analizada con mayor profundidad. Y con ese resultado se irían al descanso.

La parte complementaria tendría la misma tónica. Un Liverpool dominador del juego, ante un contrincante empecinado en resistir. Pero los comandados por Unai Emery no iban a lograr su cometido. Apenas tres minutos corrían cuando Salah sufrió una infracción dentro del área en perjuicio de David Luiz. Amarilla para el brasileño y penal, que el egipcio se encargaría de transformar en gol.

Y a los 58´, la debacle total. Una memorable jugada individual del atacante africano, que culminó de la mejor manera. Definición cruzada y pegada al palo. Un gol de antología para comenzar a sellar una tarde inolvidable. Ya con el partido liquidado, el entrenador visitante apostó por evitar un resultado catastrófico. Por tal motivo, dispuso del ingreso del uruguayo Lucas Torreira.

Y vaya que el cambio dio sus frutos. El ‘charrúa’, a cinco del final, conquistó el balón tras una serie de rebotes y sentenció a San Miguel. En un puñado de minutos en cancha, el mediocampista hizo más que todos los delanteros. Pese a resaltar por sus características defensivas, el ex-Sampdoria sigue amigado con el gol en el certamen doméstico. Pero no habría tiempo para más. Un planteo mezquino, que dejó al Arsenal con las manos vacías.