Liverpool sigue por el camino del triunfo

Con la victoria de Manchester City, Liverpool saltó al césped del estadio Turf Moor con la obligación de conseguir una victoria frente Burnley para subirse a la la punta de la Premier League. El equipo de Klopp llegó con puntaje perfecto a la cita y con el antecedente de haber conseguido una victoria en sus últimas dos presentaciones en éste escenario. En la temporada pasada, los Reds se quedaron con el sub campeonato, por lo que buscarán sacarse la espina.

El primer tiempo comenzó con un ritmo frenético. Los dos apostaban por el juego ofensivo, apostando por la velocidad de sus delanteros y los volantes laterales. Burnley no se achicó ante la presencia del último campeón de la Champions League y buscó pelear el encuentro de igual a igual. Chris Wood tuvo la oportunidad de convertir con un zurdazo, aunque fue desviado en un defensor rival. Liverpool también tuvo su primera oportunidad con un remate de Mohamed Salah que pegó en el palo derecho.

Con el pasar de los minutos, el visitante comenzó a asediar, con la intensidad de sus jugadores para presionar arriba y recuperar la pelota en campo rival. Las ocasiones comenzaron a inclinarse para el lado del equipo de Jurgen Klopp. El egipcio volvió a estar cerca del gol metiéndose entre los centrales rivales, aunque la buena reacción del arquero Pope evitó que la pelota termine en el fondo de la red. Sin embargo, el gol no tardaría en llegar.

En una nueva travesía en campo rival, Alexander Arnold llegó a la zona ofensiva y lanzo un centro al área que comenzó a tomar una parábola extraña y terminó metiéndose en el ángulo izquierdo, favorecido por un desvío en un defensor de Burnley. Con ésto, Liverpool comenzó a ganar el encuentro a los 33 minutos. Cuatro minutos más tarde, un erro en la salida de los locales le dejó la pelota servida a Roberto Firmino que comandó el contraataque y asistió a Sadío Mané para poner el 2-0 con el que terminó el primer tiempo.

En la segunda mitad fue un absoluto monólogo de Liverpool, que no dejó presionar a su rival en todo momento. Burnley se transformó en un espectador de lujo en el casi la totalidad del complemento. Henderson fue el gran baluarte del mediocampo relevando en todo momento y generando juego hacia los delanteros. El tridente de Salah, Firmino y Mané generó peligro con su velocidad y potencia.

A diez minutos del final, Roberto Firmino captó una pelota en el borde del área y remató con potencia para poner el 3-0 en el marcador. El visitante bajó el ritmo y sólo había que esperar el final. El hecho de color fue el enojo de Sadío Mané al momento de ser reemplazado, que gestualizó de forma vehemente con sus compañeros. El malestar tendría que ver con una jugada en la que Salah hizo una jugada individual y no le cedió la pelota cuando se encontraba sólo enfrente del arco.

Finalmente, el conjunto Red se quedó con una victoria sencilla en su visita a Burnley. Con los tres puntos en el bolsillo, vuelve a la cima del del campeonato con puntaje ideal, superando a Manchester City por dos puntos en las primeras cuatro fechas de la Premier League. En la próxima fecha recibirán en Anfield Road a Newcastle, aunque para eso habrá que esperar dos semanas, ya que habrá fecha FIFA, que cortará la competencia en la liga inglesa.