Real Madrid puede arremeter sobre el final del mercado

Real Madrid no viene dejando muchas certezas en relación al rendimiento futbolístico. Para sumar más inconvenientes, en los últimos dos meses se han visto perjudicados por la enorme cantidad de lesionados que dejaron al equipo muy diezmado en el inicio de la temporada. Es por eso que tanto el cuerpo técnico como los dirigentes tienen en mente realizar fichajes de último momento para tener una plantilla más extensa.

Tal como se anunció en el día de ayer, Bruno Fernandes está muy cerca de ponerse la camiseta blanca en lo inmediato. El portugués llegaría ante la imposibilidad de poder contratar a Paul Pogba, que era y es el gran deseo de Zinedine Zidane. Sin embargo, el presidente Merengue Florentino Pérez no ha podido cerra la llegada del futbolista galo, y la operación su tornó más difícil aún con el cierre del mercado de compras en la Premier League.

El entrenador francés no está muy convencido de la llegada del jugador de Sporting de Lisboa, pese a que todo el mundo habla maravillas de él. En la temporada pasada convirtió un total de 32 tantos en 53 partidos, lo que lo hizo merecedor del premio a mejor jugador de la liga portuguesa. Viendo imposible la incorporación de Pogba, Florentino apostaría por el mediocampista luso para sumar categoría al centro del campo.

Fernandes estuvo muy cerca de llegar a Inglaterra. Sonó para sumarse a Manchester United y estuvo muy cerca de ponerse la camiseta de Tottenham. «Tottenham hizo varias propuestas para ficharme. Para mí las condiciones eran buenas, pero el Sporting entendió que la oferta no fue suficiente y yo tengo que respetar la decisión», había declarado el jugador. Ahora todo hace indicar que pasará a Real Madrid por 70 millones de euros.

Sin embargo, no es el único que parece en la órbita del conjunto madrileño. Un nombre que vuelve a aparecer es el de Christian Eriksen. El danés tiene la rampa de salida de los Spurs teniendo en en cuenta un factor económico. El contrato del jugador finaliza en junio del año que viene y se ha negado a renovarlo, por lo que la única forma que Tottenham reciba dinero es venderlo en éste mercado. De hecho, los dirigentes están dispuestos a dejarlo ir por 33 millones de euros.

Otro que surge es el holandés Donny Van de Beek. En un momento se llegó a decir que ya había un acuerdo para que el mediocampista se sume a las filas de la Casa Blanca. Sin embargo, hasta el momento sigue dentro de la estructura de Ajax. Un situación que podría trabar su llegada a Madrid es una lesión reciente que sufrió el jugador. Mientras tanto, los dos volantes siguen en el radar, y sólo dependerá de la intención que tenga el conjunto español de incorporarlos.

Zidane en todos estos meses ha mostrado todo su apoyo a los jugadores que tiene a disposición, y nunca se refirió a la llegada de un nuevo integrante. Sin embargo, en la conferencia de prensa de hoy dejó la puerta abierta a posibles incorporaciones. «Yo estoy a gusto. Al final pueden cambiar cosas Hasta el lunes a las doce de la noche puede pasar de todo, una bomba, dos bombas.. Veremos», sentenció el técnico francés.