El final del mercado de pases se cerró a puro ritmo en el viejo continente con fichajes de último momento. Finalmente, luego de meses de incertidumbre y de una novela larguísima, Mauro Icardi dejó Inter de Milán para convertirse en nuevo jugador de París Saint Germain, el gran bombazo de la jornada. Es sin dudas la incorporación más rutilante que realizó el conjunto francés en éste mercado. Por otra parte, la llegada de Dybala está descartada.

Desde hace varios meses que la relación entre el delantero y la directiva del conjunto milanés estaba absolutamente rota. El conflicto se originó en el mes de marzo, cuando Icardi se negó a renovar su contrato. En ese momento, los dirigentes tomaron la decisión de separarlo del equipo. Luego de cinco semanas sin actividad, el atacante volvió a ser considerado para jugar el final de la temporada que finalizó con el equipo clasificando a la Champions League.

Sin embargo, la decisión de los mandatarios ya estaba tomada. Desde el principio del mercado de pases se comunicó que el rosarino no sería tenido en cuenta para el nuevo proyecto del club y comenzaron a buscar un nuevo destino para quien supo ser el jugador más importante del equipo, siendo el goleador y capitán. Incluso se quedó sin su dorsal, ya que Romelu Lukaku llegó para ocupar su lugar en el campo y la camiseta número nueve.

Viendo la oportunidad, varios equipos empezaron a preguntar condiciones para hacerse con los servicios del argentino. Se mencionaron como posibilidades equipos de la Serie A como Roma, Napoli y Juventus. No obstante, ninguno de éstos envió una oferta formal, aunque sí hubo varias varias charlas avanzadas. La loba fue el equipo que más cerca estuvo, aunque todo quedó trunco con la renovación de contrato de Edin Dzeko.

Incluso su esposa y representante Wanda Nara había descartado la chance de que el delantero abandone la institución. «Se dijeron muchas cosas. Que Mauro ya tenía un acuerdo con la Juve. O que fui a Nápoles. Falso. No puedo ponerle un arma en la cabeza, quiere quedarse en Inter. El club paga el salario y es libre de decidir si lo usa, Mauro es libre de decidir dónde jugar, todos hacen lo que sienten», expresó en su momento, dejando abierta la posibilidad de seguir ligado al Nerazzurri a pesar de no poder jugar.

Finalmente, Icardi aceptó ser traspasado para poder continuar su carrera dentro de un campo de juego. Para ello debió aceptar la renovación de contrato con el conjunto italiano, por lo que rubricó su firma hasta junio del 2022. Así mismo, PSG se hizo con los servicios del delantero a préstamo por una temporada, con una opción de compra de 70 millones de euros que podrá ejecutarse en junio del año que viene.

En el conjunto parisino llegará para pelear por un lugar con Edinson Cavani, aunque el uruguayo se encuentra lesionado, por lo que si Tuchel lo dispone puede poner al ex Sampdoria en el próximo partido de la Ligue 1. Por otra parte, con la salida trunca de Neymar Jr, quedó absolutamente descartada la llegada de Paulo Dybala al conjunto parisino, por lo que la joya seguirá ligado a Juventus por un periodo más.