Norwich dio la sorpresa

Manchester City no pudo demostrar un juego fluido y contundente y cayó en su visita a Norwich por 3-2. Fue un partido en el que el local supo desarrollar mejor su idea para quedarse con un resultado favorable. Por su parte, el equipo dirigido por Pep Guardiola perdió tres puntos más que importantes en lo que es la lucha por el campeonato. Con la victoria de Liverpool en la primera hora, los Citizens quedaron a cinco unidades de la cima.

El encuentro comenzó con el equipo local intentando dominar la pelota, condiciendo con criterio desde la zona defensiva. Sin embargo, como es su costumbre, Manchester City tomó la posesión absoluta del juego, sometiendo a su rival de turno a refugiarse en su propio campo. Esto obligó a Norwich a defender con dos líneas de cuatro jugadores, mientras que los delanteros Pukki y Stepiermann eran los encargados de presionar a los centrales ciudadanos.

Pese a tener la pelota, el campeón de la última Premier League no podía encontrar los espacios para llegar a inquietar el arco defendido por Krul. Con el paso de los minutos, Los Canarios se fueron sintiendo más cómodos dentro del campo y empezaron a animarse a atacar. Fue así que consiguieron un tiro de esquina. Tras una excelente ejecución de Emiliano Buendía, el volante Kenny McLean cabeceó formidablemente para poner el 1-0 a los 18 minutos de la primera etapa.

El City no cambió sus formas y tuvo la chance de igualar, aunque Agüero no llegó a conectar de cabeza un centro al segundo palo. El local siguió firme en la ejecución de su plan, concentrando las lineas para salir rápido de contragolpe. Buendía, clave en el desarrollo del juego, pudo escapar de gran manera de la marca rival y le cedió un pase filtrado a Pukki para que este corra habilitado hasta el área rival para asistir a Todd Cantwell que definió con el arco a su merced.

El tablero marcando el 2-0 para los locales era toda una sorpresa, teniendo en cuenta la diferencias de jerarquía individual. El equipo de Guardiola, empezaba a perder la paciencia ya que no había podido generar jugadas de riesgos. Sin embargo, los espacios comenzaron a aparecer. Sterling casi descontó con un cabezazo aunque la pelota impactó en el palo. Había sido el aviso de lo que se vendría. Sobre el final, Agüero le ganó posición a los centrales y cabeceó en soledad para descontar y poner el resultado 2-1.

Al segundo tiempo, los de Manchester quisieron cambiar de actitud y buscar el empate. Pero la sorpresa invadió el estadio a los pocos minutos. En un error en la salida de fondo, Nicolás Otamendi perdió la pelota presionado por Buendía y Pukki se quedó con la pelota en el punto penal para definir casi sin oposición y poner el 3-1. Con el resultado totalmente en contra, los Ciudadanos asediaron totalmente al equipo local, aprisionando a los once jugadores en su área.

La defensa amarilla, sumado a una gran actuación del portero Krul, evitaban que la pelota ingrese en el arco. A falta de dos minutos para el final, Rodri rompió la barrera con un disparo de afuera del área y puso el 3-2. Sin embargo, el tiempo añadido no fue suficiente para lograr el empate, por lo que Norwich se quedó con la victoria. De esta manera, el último campeón quedó a cinco unidades de la punta, ya que Liverpool se mantiene como el único líder con 15 puntos.