Twitter oficial del Inter

En el comienzo de una nueva edición de la Champions League, el Inter de Milán recibió al Slavia Praga por la primera fecha del grupo F. El resultado fue sorpresivo, ya que el conjunto considerado ‘cenicienta’ de la zona, ya que también están el Barcelona y el Borussia Dortmund, le puso las cosas difíciles al club italiano y estuvo a punto de llevarse los tres puntos. El partido finalizó 1 a 1, con goles de Peter Olayinka y Nicolò Barella, sobre el final.

El equipo dirigido por Antonio Conte formó con Samir Handanovic; Danilo D’Ambrosio, Stefan de Vrij, Milan Skriniar; Antonio Candreva, Roberto Gagliardini, Stefano Sensi, Kwadwo Asamoah, Marcelo Brozovic; Romelu Lukaku y Lautaro Martínez. Por su parte, los de Jindrich Trpisovsky salieron con Ondrej Kolar; Vladimir Coufal, Ondrej Kudela, David Hovorka, Jan Boril; Tomas Soucek, Ibrahim Benjanim Traore, Josef Husbauer, Nicolae Stanciu; Lukas Masopust y Peter Olayinka.

El encuentro comenzó bastante estudiado, sin que ninguno de los protagonistas arriesgara de más. A los 11 minutos llegó la primera aproximación, tras un tiro libre que conectó de cabeza de Vrij, solo y la tiró por arriba del travesaño. Instantes más tarde, Lautaro Martínez encontró un hueco pero no pudo afirmarse para amenazar el arco de los checos. Luego, ejecutó un zurdazo cruzado que se fue a penas desviado.

La más clara del primer tiempo, para el Inter, llegó a los 23′, cuando D’Ambrosio cabeceó a quemarropa en el área chica, pero Kolar estaba bien ubicado para evitar la caída de su valla. A los 29′, el local se llevó un gran susto después de que Olayinka presionara la salida de Handanovic y estuviera muy cerca de quitársela. Antes de terminar los 45′ iniciales, el defensor italiano volvió a probar, esta vez desde afuera, pero no produjo peligro.

Ni bien arrancó el complemento, Sensi envió un centro que se dirigió a la portería y el arquero, a puro reflejo, logró atajarlo. Se repuso para el rebote y consiguió tapar el disparo cercano de Martínez. El conjunto visitante comenzó a crecer en el terreno y a preocupar a los ‘nerazurri‘, a partir de los ataques de Stanciu. En un primer momento, un remate que controló bien Handanovic; luego, otro intento que se fue elevado.

A los 62 minutos, se abriría el marcador. Zeleny (ingresado en el segundo tiempo) pateó fuerte, abajo, provocando la buena tapada del portero serbio pero, en el rebote, el nigeriano Olayinka fusiló al uno y estableció la ventaja para el Slavia Praga. En ese momento, el Inter entró en un periodo de confusión que el cuadro de República Checa no supo aprovechar, ya que tuvo las situaciones necesarias para aumentar la diferencia y llevarse los tres puntos del Giuseppe Meazza.

‘Goles que no se hacen en un arco, se convierten en el otro’, reza una vieja ley del fútbol y, en este caso, no fue la excepción. El equipo visitante pagó caro el dejar con vida al cuadro italiano, porque a los 92 minutos consiguió el empate gracias a una volea de Barella, que entró a los 70′, después de que un tiro libre de Sensi diera en el travesaño. De esta manera, Inter y Slavia Praga se repartieron puntos en el San Siro. El siguiente partido de los italianos, por Champions, será en el Camp Nou, frente al Barcelona, mientras que los checos recibirán al Borussia Dortmund.