Riquelme anunció su despedida en La Bombonera: «No sé si estoy preparado para entrar a esa cancha»

Fuente: Twitter Boca Juniors

Juan Román Riquelme tendrá finalmente su partido despedida en la cancha de Boca. El ídolo xeneize hará su fiesta el 12 de diciembre, fecha en que los hinchas del club celebran su día cada año con festejos en el estadio. Riquelme, que se retiró de la actividad profesional en 2014, confesó que no sabe cómo reaccionará al jugar por última vez en La Bombonera. «No sé si estoy preparado para entrar a esa cancha», dijo conmovido.

«Va a ser maravilloso, seguramente que sí. Ha pasado mucho tiempo. Todavía no sé si estoy preparado. Es un momento único», dijo Riquelme en una conferencia de prensa en la que anunció la realización del partido. Román confirmó la fecha, que coincide con la celebración del día del hincha de Boca. «El partido se va a hace el 12 de diciembre. Es un día importante para el hincha de Boca y para mí. Espero que lo disfruten al máximo. Tienen que disfrutar su día», manifestó.

Se especuló con la posibilidad de que Riquelme hiciera más de un partido despedida, pero Román solo confirmó el encuentro en La Bombonera. «Todos quisieron que haga uno en el interior y otro en la cancha de Boca, pero esto es algo personal. Tomar la decisión no fue fácil, no sé si estoy preparado para entrar a esa cancha. Es la última vez que voy a entrar como futbolista y va a ser difícil. Veremos si hago alguno más. Quiero disfrutar cada día hasta que llegue», expresó la leyenda xeneize.

Si bien se especulaba con la presencia de figuras del fútbol internacional para que asistieran al encuentro, Riquelme informó que solo estarán jugadores que fueron compañeros en Boca. «El partido va a ser con jugadores del club. Un equipo será de 2000 o 2001 y otro el que ganó la copa en 2007», explicó Román. Los tres son los años en los que Riquelme salió campeón de la Copa Libertadores con Boca. Además, con la institución ganó otros siete títulos, entre ellos la Copa Intercontinental ante Real Madrid, en 2000.

«Yo soñaba ser futbolista, estaba seguro que iba a serlo. Le pedía a mi mamá que me dejara entrenar, que de esa manera iba a poder comprarle la casa. Solo quería jugar en primera. Y ahora encontrarme en esta situación de jugar un partido despedida en La Bombonera es maravilloso», manifestó emocionado Riquelme, que repitió una sentencia habitual sobre los fanáticos del club y la pasión que le demuestran: «El hincha de Boca está loco».

Román no confirmó jugadores que estarán ese día en la cancha, aunque aseguró que todos los campeones continentales con Boca que integraron esos equipos estarán allí. Sí dio por segura la presencia de Carlos Bianchi, el entrenador más exitoso en la historia del club, que tiene una relación de afecto con el exjugador. «Él no puede faltar. Me tiene mucho cariño, me quiere más de lo normal. Se preocupa siempre por mí y eso para mí es grandioso. Sabe todo lo que lo quiero y ese día va a estar ahí».

Declarado habitualmente como el máximo ídolo del club, Riquelme se definió como «un chico de Don Torcuato que soñaba ser futbolista y hoy a los 41 años tengo la suerte de volver a la cancha. Soy un simple jugador de fútbol que tuvo la suerte de jugar en grandes equipos con jugadores buenísimos». Román contó que con el tiempo aprendió a valorar más todo lo que consiguió con la camiseta de Boca. «Hoy me doy cuenta de lo que se logró. Pasa el tiempo y parece que esos jugadores son cada día más grandes. Hoy se valora y se disfruta mucho más todo».

Boca se prepara para jugar las semifinales de la Copa Libertadores contra River, su clásico rival, a menos de un año de la derrota en la final jugada en Madrid. Riquelme se manifestó optimista con las chaces del equipo. «Ojalá podamos estar ahí. Hay que tener fe en la semifinal que se viene. El que gane esta copa lo tendrá merecido», aseguró Riquelme, que si bien no quiso meterse en polémicas, recordó su buena estrella contra el rival de siempre como jugador. «Yo cuando jugué la gané. Les gané y le gané al Madrid».