Adrián: «Debemos cambiar de página rápido»

Twitter oficial del Liverpool FC

En la jornada de ayer, el Liverpool comenzó su defensa del título en Champions League con derrota. Cayó 2 a 0 contra el Napoli, en el estadio San Paolo, en un duelo perteneciente al grupo E, compuesto también por el Red Bull Salzburg y el Genk. Los goles llegaron en el final y fueron obra de Dries Mertens (de penal) y Fernando Llorente, a los 82 y 92 minutos, respectivamente. A pesar de sus buenas atajadas, Adrián San Miguel no pudo evitar la caída de su equipo.

Su actuación y la del plantel

«Es mi trabajo como arquero, tratar de salvar la mayor cantidad de balones como pueda e intentar ayudar al grupo. Di lo mejor de mí, pero con el 2-0 final no puedo estar feliz», remarcó el español, que llevó a cabo a la perfección la difícil tarea de reemplazar al titular en los ‘Reds‘ bajo los tres palos, Alisson Becker. Llegado en el último mercado de pases, tuvo su primer gran aparición en la Supercopa de Europa, atajando el penal decisivo frente al Chelsea.

De entrada, el duelo se presentaba como el más complicado del grupo para el cuadro inglés, ya que había caído en su anterior presentación en San Paolo. «Sabíamos que iba a ser un juego difícil para nosotros, como lo fue la temporada pasada. Al final, fueron pequeños detalles los que marcaron la diferencia: el penal cambió la historia completamente. A partir de eso, perdimos un poco la compostura y cedimos el segundo tanto», reconoció el dirigido por Jürgen Klopp.

La gran tapada del nacido en Sevilla tuvo lugar en un enfrentamiento contra Mertens quien, más tarde, se haría cargo de la ejecución desde los 12 pasos. «Quise cubrir la mayor parte del arco. Estaba claro que iba a pegarle en el primer toque. Salté mirando la pelota e intente alcanzarla con cualquier parte del cuerpo. Afortunadamente, la pude sacar con la mano derecha», explicó el exguardameta del West Ham United.

Lo que se viene en el ámbito internacional

El siguiente compromiso del Liverpool por Champions League será de local, ante el Red Bull Salzburg. Ese partido será de vital trascendencia ya que el equipo austríaco se despachó con una imponente goleada 6 a 2 ante el Genk, por lo que otro resultado negativo para los de Anfield complicaría su posición en la zona, aunque esto recién empiece. Se espera que el conjunto dirigido por el alemán realice otra presentación más favorable en Inglaterra.

El próximo partido local

No obstante, la parada más inmediata que tendrán los ‘Reds‘ será en Londres. Más precisamente, en Stamford Bridge, donde visitarán al Chelsea el próximo domingo. Si bien, la racha positiva que traen en la liga local es más que alentadora (son el único equipo que ganó los primeros cinco partidos), hay que ver cuál será la reacción posterior a la derrota frente a los de Ancelotti y cómo planteara el partido otro rival complejo como el de Frank Lampard.

«Estamos en un buen presente. Hemos ganado 14 juegos seguidos por Premier League. Tenemos que cambiar la mentalidad ahora, ya que el siguiente encuentro representará una dificultad enorme. Los errores del duelo por Champions tienen que servirnos de aprendizaje y debemos cambiar de página rápido», concluyó Adrián San Miguel. El Liverpool irá en busca de mantenerse puntero, invicto y con puntaje ideal en el torneo doméstico.