Kovac: «La derrota no es inmerecida»

Twitter oficial del Bayern Múnich

La gran sorpresa de la jornada estuvo en Alemania. Por la séptima fecha de la Bundesliga, el Bayern Múnich cayó 2 a 1 como local, ante el Hoffenheim, equipo que solo había sumado cinco puntos en el torneo. Todos los goles tuvieron lugar en la segunda mitad. Para la visita, Sargis Adamyan convirtió un doblete, mientras que Robert Lewandowski había empatado transitoriamente. Así, el cuadro bávaro ahora comparte la punta.

Breve resumen del partido

Sin demasiadas modificaciones respecto del once titular que salió en la goleada frente al Tottenham, por Champions League, el equipo de Niko Kovac no le encontró la vuelta a un rival que supo contrarrestar sus virtudes. En el primer tiempo, salvo algunas ocasiones, el local no generó demasiado, como lo hace habitualmente. Serge Gnabry, Corentin Tolisso y el mismo centrodelantero polaco tuvieron algunas situaciones.

En el complemento, el escenario fue similar. El Bayern presionaba, sin incomodar a la defensa del Hoffenheim. A los 54 minutos, Dennis Gieger robó el balón en la mitad de la cancha y asistió a Adamyan para que pusiera el 1-0. A los 73′, Lewandowski conectó de cabeza un preciso centro de Müller y estableció el empate. Sin embargo, unos instantes más tarde, el autor del primer tanto visitante estableció el 2 a 1 definitivo.

La palabra del entrenador

El director técnico, Niko Kovac, reconoció la derrota de su equipo: «No hemos conseguido repetir hoy el buen partido que hicimos el martes. La primera parte estuvo bien, tuvimos ocasiones y tendríamos que haber finalizado mejor, con mucha más determinación. En la segunda mitad, no lo hicimos bien. Cometimos demasiados errores y nunca pusimos al rival en aprietos. La victoria del Hoffenheim no es inmerecida».

Lo que dijo el arquero

Manuel Neuer fue otro que salió a declarar tras el partido, y coincidió con su DT. «Había ganas, se notaba antes del partido y en el descanso. Pero, esos simples errores nos han llevado a conceder dos goles muy fácilmente. Ese fue nuestro problema. Lo tuvimos todo en nuestras propias manos, pero esto es un aviso de que nadie te regala nada. Tampoco en casa, un equipo como el Hoffenheim, que solo había sumado cinco puntos», remarcó.