Dani Olmo, la joya de España que sueña con ir a Tokio y jugar la Eurocopa

España consiguió hace algunos meses una nueva Eurocopa Sub21 de la mano de una nueva generación de jugadores que comienzan a demostrar su potencial. La gran figura de se equipo fue el volante ofensivo Dani Olmo, que pertenece al Dinamo Zagreb. Con su gran nivel, el joven nacido en Terrasa despertó el interés de grandes clubes como Barcelona y Real Madrid, mientras que él sueña con ponerse la camiseta de la Roja para disputar los Juegos Olímpicos y la Eurocopa con la mayor.

«Voy a trabajar para estar en la Euro con la absoluta. Sé que es muy difícil, hay muy buenos futbolistas, pero yo tengo confianza en mí, en el trabajo que estoy haciendo. Ahora estamos en la Champions, es una oportunidad muy buena para competir al máximo nivel. Sé que si lo hago bien en mi equipo voy a tener mis opciones», afirma el volante de 21 años. Así mismo, aseguró que esperaba verse en la última convocatoria de Robert Moreno.

Otro de sus objetivos es poder disputar los Juegos de Tokio el próximo año. «Ojalá pueda. Disputar unos Juegos Olímpicos con España es un sueño para mí, para cualquier deportista. Es una competición muy especial y no todos los futbolistas tienen la oportunidad de disputarlos, sería muy bonito estar allí. La Eurocopa y los Juegos serían un sueño para mí», comentó. Cabe destacar que será muy difícil que pueda ser cedido a ambas competencias y todo dependerá de la voluntad del club en caso de ser citado.

Por otra parte se refirió a la situación de Ansu Fati, que todo hace indicar que no será parte del próximo Mundial Sub17. «Lo conozco porque yo jugué con su hermano mayor. Tiene muchísima calidad, lo está haciendo fenomenal y me alegro de que le vaya así de bien. Lo del Mundial es una decisión que debe tomar la Federación y él, no me corresponde a mí. Yo lo que puedo decir es que un Mundial es una vez en la vida. Yo iría al porque es una oportunidad muy bonita», aseveró.

Por último comentó que la última Euro que disputó fue la competencia que lo ayudó a ser más reconocido. «Quizá de los que fuimos a aquel torneo yo era el más desconocido para la gente en España, porque estoy jugando fuera, en un equipo al que aquí no suelen ver mucho. Ahora siento que después de aquello la gente me conoce mucho más aquí, saben cómo juego. Si le soy sincero me ha cambiado muchísimo la vida. Sientes el reconocimiento de la gente en tu país y eso es muy bonito», cerró.