Connect with us

Hi, what are you looking for?

FÚTBOL EUROPEO

Juventus se quedó con el clásico de Turín

El equipo de Maurizio Sarri ganó y se mantiene en la cima de la Serie A.

Twitter oficial de la Juventus

Una nueva edición del clásico de Turín se produjo en la undécima fecha de la Serie A italiana. En el estadio Olímpico, el Torino recibió a la Juventus, que necesitaba los tres puntos si quería seguir siendo el líder del torneo, puesto que ya había ganado el Inter. Y así fue, porque La Vecchia Signora se impuso por 1 a 0, gracias al gol de Matthijs de Ligt, a los 25 minutos del segundo tiempo, y se mantiene en lo más alto de la tabla, con 29 unidades.

Formaciones

El equipo de Walter Mazzari formó con Salvatore Sirigu; Armando Izzo, Bremer, Lyanco; Ola Aina, Soualiho Meité, Daniele Baselli, Cristian Ansaldi, Tomás Rincón; Simone Verdi y Andrea Belotti. Por su parte, Maruzio Sarri mandó a la cancha a Wojciech Szczesny; Juan Cuadrado, Leonardo Bonucci, Matthijs de Ligt, Mattia De Sciglio; Rodrigo Bentancur, Miralem Pjanic, Blaise, Matuidi, Federico Bernardeschi; Cristiano Ronaldo y Paulo Dybala.

El partido

Como sucede en cualquier derby, el encuentro fue más disputado que bien jugado. El Torino planteó una ardua batalla en el mediocampo y no se dejó sobrepasar por la Juventus. Verdi ensayó un remate que se fue elevado y un disparo de Dybala, que se desvió, fueron las primera ocasiones en un cotejo donde no abundarían. A los 18′, Cristiano Ronaldo recurrió a una de sus armas más letales, el cabezazo, y se fue apenas rozando el poste.

El cordobés intentaría nuevamente con un zurdazo que Sirigu contuvo correctamente. Más adelante, Belotti realizó una gran jugada por derecha y habilitó a Meité, que la tiró por encima del travesaño. El ‘bianconeri’ tuvo el gol en el cierre de la primera parte. Bonucci cabeceó y salió por pocos centímetros. En la acción siguiente, en una especie de carambola, de Ligt buscó el arco y Sirigu, a puro reflejo, sacó un increíble manotazo para salvar su portería.

En el complemento, el ingreso de Gonzalo Higuaín fue vital. Ni bien entró, el argentino conectó un centro de volea y provocó la estupenda reacción del guardameta italiano. A la salida del córner siguiente, la pelota superó a todos y el ex River Plate la bajó para que de Ligt la empujara al gol. Inmediatamente, su compatriota Ansaldi tuvo el empate, pero el que se lució, esta vez, fue Szczesny. La Juventus lo podría haber liquidado sobre el final, pero el resultado quedó 1 a 0 y recuperó la punta del torneo.