Fuente: Twitter Newells

Diego Maradona es un show en cada presentación como entrenador de Gimnasia La Plata. Diego suele recibir trato digno de un rey cuando va a jugar de visitante, como ocurrió esta semana contra Newells en Rosario, pero en casa también lo celebran con honor, y más en un clásico. Este sábado se jugó el clásico de La Plata y Maradona fue noticia por entrar en polémicas con algunas reacciones curiosas y también con peleas.

El partido

Como pocas veces en la historia, tanto Gimnasia como Estudiantes llegaron al clásico en problemas. Los dos están complicados con el descenso, aunque lo del Lobo es especialmente dramático. Sin embargo, como suele ocurrir en estos partidos, la historia reciente no importa demasiado. Y lo que se impuso en un duelo parejo es la paternidad del Pincha, que ganó 1 a 0 como visitante y no cae en un clásico platense desde 2010. Ni Maradona pudo cambiar la tónica.

Corte y sonrisa

Un recibimiento espectacular lo esperaba a Maradona y a sus jugadores. Diego salió a la cancha y el estadio se vino abajo coreando su nombre. Pero lo que a Maradona más le importaba era la actitud de sus muchachos ante un partido difícil por la desventaja histórica. Por eso el entrenador del Lobo intentó motivarlos y reveló una frase que les transmitió y remite a su infancia, cuando con sus padres buscaba cambiar una situación negativa por algo positivo: corte y sonrisa.

Pelea con La Gata

Sobre el final de la primera mitad, ya con Estudiantes en ventaja, se dio una situación llamativa. Maradona salió enfurecido a encarar a Gastón Fernández, uno de los históricos jugadores del Pincha. «¿Qué te hacés el guapo?», le inquirió Diego a La Gata, señalándole su altura. El delantero le contestó que «cómo te gusta la cámara» y Maradona estalló con insultos antes de ser llevado al vestuario por sus asistentes. Picante.

Pero la historia no quedó ahí y al finalizar el partido Maradona volvió a buscar al delantero, esta vez con Mariano Andújar como mediador. La leyenda del fútbol mundial y el jugador de Estudiantes se cruzaron como también lo hicieron otros jugadores entre sí, aunque después Fernández le quiso bajar el tono al asunto. «No estoy a la altura de pelearme con Maradona», manifestó el delantero. El entrenador, por su parte, terminó muy triste por la dura derrota.