Jorginho: «Lo más importante fue que no nos dimos por vencidos»

Twitter oficial del Chelsea

Un partido vibrante y cargado de emociones de todo tipo fue el que se vivió ayer en Stamford Bridge. En un duelo no apto para cardíacos, el Chelsea y el Ajax empataron 4 a 4, luego de que el equipo holandés estuviera en ventaja por 4 a 1 y de que sufriera las expulsiones de sus dos defensores centrales. Incluso, el conjunto local había convertido el quinto, pero el VAR intervino para anularlo por una mano de Tammy Abraham previa al remate de César Azpilicueta.

La palabra de Jorginho

El volante central de los ‘Blues‘, Jorginho, convirtió un doblete desde el punto penal. Luego del partido, expresó: «Fue un juego increíble que pudieron disfrutar todos los que lo vieron. 4-1, dos tarjetas rojas, 4-4, 5-4 y luego el VAR dijo que no. Fue una locura, pero esto es fútbol y es tan emocionante por eso. Al final, fue un buen resultado para nosotros, pero estamos un poco decepcionados por no haber podido ganar estando con dos hombres más».

El mediocampista brasileño nacionalizado italiano anotó el primer gol de su equipo, que sirvió para empatar rápidamente, luego de que Abraham, en una acción desafortunada, convirtiera en contra. Después, con el marcador 2-4 y tras las expulsiones de Veltman y Blind, el número cinco volvió a poner la mente en frío y dejó a su equipo al borde de la épica igualdad, algo que ocurrió unos minutos más tarde. En sus últimos 16 remates desde los 12 pasos, solamente falló uno.

El no poder ganar con dos jugadores más

El internacional con Italia se lamentó por no relajarse en los instantes finales: «Nos deberíamos haber tranquilizado cuando nos pusimos 4-4 y con dos jugadores más. Podríamos haber encontrado más espacios si estábamos más cómodos con el balón, sin tratar de anotar el quinto de inmediato. Podemos seguir mejorando con este estilo. Probaremos diferentes cosas en el próximo partido y seguiremos adelante. Nuestra mentalidad es la de ganar siempre».

La no rendición

Jorginho, como subcapitán, fue uno de los que empujó a sus compañeros dentro de la cancha para que no bajaran los brazos aún estando 1-4, vaticinando lo que podían conseguir. «Siempre sentimos que había un camino de regreso y el entrenador nos dijo que nunca nos rindiéramos. Tuvimos un gran espíritu y lo demostramos, lo cual es muy importante para nosotros como grupo. Eso fue lo más importante, que no nos dimos por vencidos», concluyó el futbolista de 27 años.