Fuente: Twitter oficial de Conmebol.

El mediocampista de River Plate, Enzo Pérez, tuvo un magnífico partido a lo largo de los noventa minutos, pero finalmente terminaron perdiendo por 2 a 1 ante Flamengo y quedaron cerca de un nuevo título. El mendocino fue una de las figuras de la cancha, más específicamente en el primer tiempo, pero «Gabigol» eliminó toda la ilusión y emoción del «Millonario» en cuatro minutos. Los argentinos ganaban 1 a 0 hasta el minuto ochenta y nueve, pero Gabriel Barboza frotó la lámpara y dio vuelta las cosas.

Tras la derrota ante el equipo del Brasilerao, el ex Valencia y Estudiantes de La Plata dio sus sensaciones y analizó el desarrollo de la final en Lima. Todo estaba dado para que se queden con su segunda Libertadores en dos años, pero finalmente el delantero brasileño amargó todas las chances posibles. «Tuvimos muchas similitudes. Encontramos un gol porque encontramos una pelota en campo de ellos. Ellos la metieron por errores nuestros. Los dos merecíamos la Copa», expresó.

«Gabigol» fue quien se encargó de eliminar la esperanza de River de ser bi campeón de América, pero lo peor de ello fue el tiempo en el que lo hizo. El primer tanto fue a los ochenta y nueve y el segundo a los noventa y tres. Acerca de los dos goles que el «Millonario» sufrió sobre el final del encuentro, el volante también dio sus ideas y expresó lo siguiente: «El partido estaba muerto, no pasaba nada. No lo pudimos matar, reaccionaron ellos sobre el gol y después lo liquidaron. No tuvimos tiempo de reaccionar».

Por otra parte, Enzo Pérez se refirió a sus compañeros y lo que trabajaron dentro del campo, por lo que dejó en claro que a River sólo le queda seguir intentando el próximo año. Los de Núñez tienen una nueva final en pocos días, la de la Copa Argentina, pero de todas maneras están esperando para tener revancha con este triste choque que quedará en la historia: «Nos queda seguir trabajando y buscar nuevos objetivos. Ojalá que estemos el año que viene en la final de nuevo».

La palabra de Javier Pinola

«En este momento hay que dejar un poquito de espacio para cada uno, que cada uno haga su propio duelo. Después con el correr de las horas empezamos a compartir las comidas y todo, cada uno se va a ir largando, charlando y expresándose. El dolor está y listo, ya está. Va a doler hoy, mañana, pero después hay que volver a estar unidos como siempre», comentó, el que supo llevar la cinta de capitán en el estadio Monumental de Lima, para disputar una nueva final con esa camiseta.