FÚTBOL INTERNACIONALPREMIER LEAGUE

Liverpool sufrió hasta el final, pero ganó y agrandó la distancia en la cima

Por la decimocuarta fecha de la Premier League, el Liverpool recibió al Brighton And Hove. En un partido donde pudo abrir el marcador con anticipación pero que, igualmente, tuvo que sufrir hasta el final, el conjunto de Merseyside se impuso por 2 a 1. Un doblete de Virgil van Dijk había puesto dos arriba a los ‘Reds‘, mientras que Lewis Dunk descontó en una jugada polémica. Así, llegaron a 40 unidades y le sacó 11 de ventaja al Manchester City, que igualó frente al Newcastle.

Formaciones

El equipo de Jürgen Klopp formó con Alisson Becker; Trent Alexander-Arnold, Dejan Lovren, Virgil van Dijk, Andrew Robertson; Alex Oxlade-Chamberlain, Jordan Henderson, Georginio Wijnaldum; Mohamed Salah, Roberto Firmino y Sadio Mané. Por su parte, Graham Potter dispuso a Mat Ryan; Martín Montoya, Adam Webster, Lewis Dunk, Dan Burn; Davy Pröpper, Dale Stephens, Yves Bissouma; Pascal Grob, Aaron Connolly y Aaron Mooy.

El partido

Durante los primeros 15 minutos del encuentro, el Brighton se animó e intentó establecer su planteo de igual a igual, tratando de elaborar alguna acción combinada en ataque. Sin embargo, el Liverpool comenzó a adueñarse del trámite luego de que Ryan le sacar formidablemente un remate a Firmino. A los 18′, un tiro libre muy bien ejecutado por Alexander-Arnold encontró la cabeza de van Dijk, que le cambió el palo al arquero y puso el 1 a 0.

A partir de allí, los ‘Reds‘ se hicieron dueños absolutos del cotejo y ‘las gaviotas‘ seguían en pie gracias a la brillante actuación de su guardameta. En reiteradas ocasiones, les negó el grito a Firmino, Mané y Oxlade-Chamberlain. Sin embargo, a los 24’, apareció nuevamente el defensor holandés para estampar el segundo de cabeza pero, esta vez, desde un córner y al primer poste. El dominio del local ya era por demás evidente.

En el complemento, los de Klopp dieron la sensación de levantar el pie del acelerador. Esa confianza lo hizo sufrir hasta el cierre porque, a los 75′, Alisson vio la roja por evitar un sombrero de Trossard con la mano afuera del área. En su lugar, ingresó Adrián San Miguel y, cuando estaba acomodando la barrera, nadie se percató de que el juez había dado la orden, salvo Dunk, que disparó bajo y la pelota entró sin más para el descuento. El Liverpool tuvo que pasar algunos sobresaltos antes del pitazo final, pero selló la victoria y estiró la distancia con el Manchester City.

Comentá con Facebook

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar