El presidente del Valencia destrozó a Marcelino

Fuente: Twitter oficial de Valencia CF.

Anil Murthy, el presidente actual del Valencia de España, dialogó con los medios de prensa y dio varias frases duras contra el ex entrenador del primer equipo, Marcelino. Hoy por hoy se está haciendo cargo Celades del plantel profesional, el que ha logrado darle un toque de esperanza a los suyos. Siendo así, el mandatario no se guardó nada y explicó cómo fue todo el inconveniente que vivieron con el anterior director técnico, al que debieron darle vía libre por los malos resultados cosechados.

«Desde junio, hubo problemas respecto al lugar en el que el club quería estar. Sentimos que el entrenador y el director general empezaban a divergir con nosotros. Así que les dejamos marchar. La gente decía sobre nosotros: ‘Esta gente está como una cabra, están locos, ¿por qué destruyen el proyecto?’ Fichamos a Celades, con cero experiencia como entrenador en Primera. El Barcelona nos hizo trizas. El ambiente era extremadamente hostil contra la directiva y contra mí en particular. Nos dijeron que estábamos destruyendo su club. Pero el propietario tiene que proteger el club contra intereses a corto plazo», informó.

«Quiero tener jóvenes jugadores de la cantera, quiero apostar por ellos, quiero que el entrenador tenga arrestos para tirar adelante con esos jugadores y diga: ‘Quiero dar confianza a estos futbolistas, van a crecer con nosotros porque yo no soy más que un funcionario. Yo no soy la estrella aquí. Los jugadores son las estrellas. Estoy aquí para ejecutar las instrucciones del propietario como un funcionario. Voy a dar oportunidades a los jugadores jóvenes; claro, mezclándolos con más experimentados. Voy a recomendar buenas inversiones para el propietario, no porque hoy sea viernes y quiera ganar el lunes, sino porque quiero que el propietario tenga un modelo sostenible de inversión y ventas durante los próximos dos o tres años'», remarcó el presidente.

Además, Anil también dijo: «Bueno, saben que ahí tienen la puerta y que son libres de marcharse. Te garantizo que hay otros mil entrenadores esperando para entrenar al Valencia. Eso no es problema. Claro que los hay. Cuando el equipo no va bien, la gente espera que eches al entrenador e, incluso antes, te llegan miles de ofrecimientos. Los agentes llaman y te dicen: ‘¡Tengo este entrenador para vosotros!’ Hay tantos en el mercado. En este modelo de propiedad y sostenibilidad, tengo claro lo que quiero. Si te ciñes a eso, puedes quedarte aquí para siempre; pero si empiezas a divergir respecto a la política del club y el propietario pues, querido amigo, puedes ganar la Champions League y al día siguiente serás despedido».

Me pongo un ocho como presidente. No por resultados, sino por las agallas demostradas para seguir en la dirección que habíamos escogido. Vamos a tomarnos tiempo para cambiar. La gente no se podía creer que cambiásemos de entrenador después de ganar la Copa del Rey. El propietario me dice siempre que no está contento con la manera en que comunicamos sus ideas para el club. Hemos mejorado nuestra área digital y estamos creando vínculos con empresas locales. Hemos dejado de llevar a cabo eventos absurdos que no generaban ningún impacto. Organizas una tarde en un sitio muy lejos de aquí, das unas patadas al balón y al día siguiente todo el mundo se ha olvidado de ti», culminó Murthy.