El ex entrenador del París Saint-Germain, Unai Emery, concedió una entrevista a un reconocido medio francés, la que será publicada este martes 11 de febrero y cuenta con muchos detalles de lo sucedido en su momento. La revista ha dado un avance de esta nota que han realizado, donde dieron a conocer unos dichos del director técnico sobre lo sucedido entre el club parisino y el FC Barcelona en la UEFA Champions League. Aquella remontada histórica por 6 a 1 de los catalanes aún no se olvida.

«El primer año (2017, en los octavos de final contra el Barcelona), hacemos un partido de ida a un nivel muy alto y todo fue genial para nosotros, realmente estábamos muy ilusionados con ese resultado y con lo que podía pasar luego (el PSG gana 4-0). En la vuelta nos eliminan porque el VAR aún no existía, con la tecnología eso no hubiera pasado, estoy seguro. Caímos eliminados claramente por las decisiones arbitrales y eso podría haber sido distinto», comenzó diciendo.

Con respecto a la polémica que se vivió con Thiago Silva, algo que generó cientos de rumores distintos por su relación con el brasileño, el DT también dijo lo suyo. Sin mirar hacia un costado, el mismo comunicó lo siguiente: «Es un gran jugador y quería más de él. No pude lograr que lo aceptara. Quería que saliera de su zona de confort y se atreviera a defender más arriba por la presión que hacía el equipo sobre el rival. Trabajé con él para que aceptara eso, pero no tuve éxito».

En relación a Neymar y su novela con el PSG y Barcelona, Unai alzó la voz y resaltó lo siguiente: «Con un jugador tan extraordinario no puedes decirle que ya tenemos un equipo definido y que se tendrá que adaptar. Tienes que hacer un equipo para él. Pese a la opinión popular, es fácil entrenar con Neymar. Ama el fútbol y tiene un gran corazón. Todavía tiene la oportunidad de convertirse en el número uno. Después será Mbappé seguramente, es muy joven y tiene muchísimo talento».

Su etapa en el Paris Saint-Germain fue buena, pero Emery cree que pudo haberla aprovechado aún más y que perdió una chance única en su vida. Siendo así, dictó: «Allí pude convertirme en el mejor entrenador del mundo, pero perdí la oportunidad. Tenía todo para ser el mejor entrenador del mundo y que el equipo estuviera en lo más alto de todo el planeta, pero no pude hacerlo. Realmente me arrepiento de ello. Es una enorme institución y creo que puede lograr muchísimas cosas».