FÚTBOL INTERNACIONALPREMIER LEAGUE

Imperdible anécdota de Didier Drogba en el Chelsea

El ex jugador marfileño del Chelsea, Didier Drogba, dialogó con la prensa en las últimas horas y contó una anécdota impresionante de cuando militaba en los «Blues» ingleses. El mismo supo darle muchas alegrías al cuadro de la Premier League, pero hubo una en especial, la que quedará en la historia más que las otras. Es por eso que dedicó unos minutos a explicar lo sucedido en dicho momento, lo que dejó con la boca abierta a muchos, teniendo en cuenta la magnitud de ello.

Era la última pelota del partido y el Chelsea perdía 1 a 0 en la final de la Champions League 2012 contra el Bayern Múnich. Un tiro de esquina desde la derecha a favor de los ingleses fue una jugada que marcó un tanto la vida de Drogba en dicho club. El mismo pudo darle el empate a los suyos y dejarlos con vida por un rato más. Antes de ello, este tuvo un momento algo extraño y lejos de lo normal. Siendo así, no se guardó nada y contó todo lo sucedido.

El marfileño anotó de cabeza, igualó el partido, lo llevó a los penales y ganó la Champions de ese año. Casi ocho años después de aquel momento épico en su carrera y en toda la historia del cuadro inglés, Drogba le brindó una entrevista a The Telegraph y conmovió con su relato. El mismo dejó en claro que momentos antes, en el entretiempo, tuvo un encuentro fuera de lo imaginario, el que le dio la Copa pocos minutos después. Así, se viralizó rápidamente su historia.

La historia que nunca olvidará

De esta manera, Didier comenzó a expresar lo que sucedió, dejando sin palabras a más de uno: «Tuve algunas conversaciones con Dios en la cancha y esa noche lo reté, y le dije: Si realmente existes, demuéstralo’. Así fue cómo vino el gol. En el último córner, le estaba diciendo a Dios: ahora quiero ver si realmente existes’. Cuando marqué y corrí hacia el banderín de córner, y estaba viendo hacia el cielo, estaba perdido. Estaba diciendo: él realmente existe'».

El ídolo eterno del Chelsea y de muchos amantes del buen fútbol también agregó lo siguiente al respecto de lo sucedido en aquel entonces: «Ese soy yo y mi fe, y mi conexión con Dios. Es la única manera en que puedo explicar lo que sucedió, porque no había manera de ir a Múnich, frente a sus fanáticos, ir perdiendo 1-0, anotar el empate, que Cech atajara un penal y luego que, en el último penal, yo marcara. Podría haber sido una película y es algo que nunca olvidaré».

Comentá con Facebook

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar