FÚTBOL INTERNACIONALLA LIGA

Chimy Ávila informa sobre sus sueños como jugador

Ezequiel Ávila, mejor conocido como «Chimy«, dio una entrevista en un directo desde Instagram, donde volvió a desvelar algunos de sus secretos como jugador profesional de fútbol. El delantero de Osasuna, recuperándose de su grave lesión en esta cuarentena, confesó que su sueño máximo es jugar con su hermano Gaston Ávila, quien está actualmente en Boca. Además, también habló de su gran presente y de la posibilidad de llegar a la Selección Argentina en algún momento.

«A veces iba a entrenar en caballo y no quería que me viesen mis compañeros, me daba vergüenza. He llegado a ir en bicicleta y caminando. No tengo que esconder lo que soy, lo he pasado mal. La delicuencia era lo más fácil, hago eso y no trabajo. Yo no hice un daño grande, pero cometí mis errores por necesidades de hambre o de tener unas zapatillas, no por otra cosa», comenzó diciendo, contando la dura infancia que tuvo junto a su familia.

«Me acusaron de robar camisetas, televisiones y más cosas en Tiro Federal. Luego salió el juicio y salí inocente, era todo mentira. Si yo tenía una moto, cómo me iba a llevar todo eso. Tenía ofertas lindas de clubes grandes, aunque Osasuna es grande. Es un equipo chico, pero la gente es inmensa. Había clubes más grandes que me querían, pero cuando me lesioné no me afectó haber podido perder esa oportunidad. Quiero volver más fuerte que nunca», comentó.

Su sueño

Su mujer, su hija y su hermano son los grandes amores de Chimy: «Son las que me levantan cada día y me hacen olvidar los dolores de rodilla. Son los motores de mi vida. Nunca dije que mi sueño era jugar con mi hermano (Gastón Ávila) en Boca, sólo dije que me gustaría jugar con él. Ojalá. Le llevo ocho años, aunque tenga que jugar parado y más gordo. Mi sueño es jugar con mi hermano, es mi jugador favorito después de Riquelme. Justo volvió a jugar al fútbol después de lesionarse el mismo día que yo me lesioné con Osasuna».

«Mi sueño máximo es jugar con mi hermano, pero a quién no le gustaría jugar con Argentina. Sé que hay muchos mejores jugadores que yo, pero no es imposible. Yo a Maradona no tuve la oportunidad de verlo, pero a Messi me tocó mirarle el número. A quién no le gustaría jugar con Messi… o con Ramos. O tener de compañero a Mata o a Banega, para que te meta la pelota redonda. La considero mi segunda casa. Es el amor de madre y Osasuna, el de novia. A mí representante le decía que no me dijese nada si no tenía el papel para firmar. Le decía que me dejase la cabeza limpia para salvarme con Osasuna», cerró Ávila.

Comentá con Facebook

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar